Los suplentes de los Celtics dan un paso adelante para seguir vivos en las Finales


Nada, que Lakers y Celtics están empeñados en darnos una serie final de la NBA no exenta de emoción, buen juego y buenos momentos. Ni Derek Fisher, ni Kobe, ni Ray Allen, ni Rondo, los protagonistas del cuarto partido de la serie fueron tres suplentes de los Celtics, pero tres buenos suplentes: Nate Robinson, Glen Davis y Tony Allen. Ellos consiguieron apuntalar la victoria céltica en el último cuarto del partido disputado en el Garden de Boston.

Boston sabía de la importancia  de este partido. Si los Lakers ganaban, se hubieran puesto 3-1 en la serie y hubieran tenido todo de cara para rematar el campeonato en Los Ángeles. Pero ayer los angelinos tuvieron varios contratiempos que les impidieron llevarse el gato al agua, contratiempos que se centran sobretodo en el juego interior de los Lakers, muy mermado debido a la sensible baja de un Andrew Bynum que sólo pudo disputar 12 minutos de partido, un cuarto, para entendernos. Lo de este chico con las lesiones empieza a ser realmente preocupante, se está convirtiendo en el hermano gemelo de Sam Bowie a pasos agigantados.

Los Celtics dominaron, gracias a esto, en la primera parte, gracias a un Paul Pierce muy acertado (19 puntos) y a una buena labor de Robinson en la dirección (Rondo desapareció por completo) y de Davis en la pintura, un Davis que dio muchísima guerra a Gasol y Odom, que no pudieron pararle. Ya en la segunda parte, los Lakers consiguieron ponerse 6 puntos arriba en el marcador, pero de nada sirvió.

Un último cuarto fantástico de Ray Allen y de Glen Davis (14 puntos entre los dos) remató la faena, unido a una genial defensa de Tony Allen sobre Kobe Bryant, que definitivamente ni está ni se le espera en estas Finales (en sus números habituales, pero sin ese afán por hacerse con el control del partido que tienen otros). Así, los marrulleros Celtics consiguieron llevarse la victoria por 96-89, victoria que ya se habían asegurado a falta de 3:57 para la bocina final.

La serie vuelve a Los Ángeles más igualada que nunca, con unos Lakers en bajo estado anímico y unos Celtics que llegan a la ciudad de Hollywood con ganas de comerse el mundo. Lo más preocupante es que Bynum puede decir adiós a estas Finales y eso sería un mazazo tremendo para su equipo. Lo contaremos.

Celtics 96
Lakers 89

96 – Boston Celtics (19+23+18+36): Rondo (10), Allen (12), Perkins (6), Pierce (19), Garnett (13) -cinco inicial-, Davis (18), Tony Allen (3), Wallace (3), Robinson (12) y Daniel (-)

89 – Los Ángeles Lakers (16+29+17+27): Bryant (33), Fisher (6), Bynum (2), Gasol (21), Artest (9) -cinco inicial-, Odom (10), Brown (5), Farmar (3) y Vujacic (-).
Árbitros: Scott Foster, Greg Willard y Eddie F. Rush. Señalaron faltas técnicas a Rasheed Wallace y Nate Robinson, de los Celtics. No hubo eliminados por faltas personales.

Incidencias: Cuarto partido de la serie de las Finales de la NBA que se disputó en el TD Garden, de Boston, ante 18.624 espectadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s