Dejavú: los Celtics vuelven a ganar a Jordan otra vez


21 de abril de 1986. Boston Garden. Se enfrentan, en el segundo partido de la primera ronda de los playoffs NBA, los Boston Celtics de Bird, Parish, McHale, Ainge, etc y los Chicago Bulls de Corzine, Daily, etc etc. Los Bulls tienen a un jugador de tercer año que ya está dando muestras de ser realmente bueno jugando al baloncesto, ya es una de las estrellas de la NBA. Es un jugador que les vuelve locos, anota, tapona, roba, etc etc. Controla el partido totalmente y, cuando todo parece perdido para los de Illinois, este gran jugador consigue llevarles a la prórroga. Lamentablemente los Celtics ganan el partido tras dos prórrogas y un chaval de 1’98 m de estatura y 23 años, afroamericano de pura cepa, abandona el parquet del Garden cabizbajo, sin querer hablar con nada ni nadie. Ese chico falló el tiro que hubiera dado la victoria a su equipo, los Bulls, en la primera prórroga. Pero ese joven de 23 años también realizó una de las mejores actuaciones individuales en la historia de los playoffs de la NBA con 63 puntos. El chaval no era otro que Michael Jordan, una estrella de la NBA ya por aquel entonces y que aquel día fue Dios disfrazado de jugador de baloncesto, en palabras de Larry Bird.

13 de junio de 2010. Mismo escenario, con protagonistas distintos, en esta ocasión son Lakers y Celtics quienes se enfrentan, no en una segunda ronda, no en algo aún baladí en los playoffs NBA, sino en el quinto partido de la gran Final de la NBA. Los Celtics, al igual que sus predecesores de los 80, comienzan el partido dominando, valientes, seguros, con todo el coraje del mundo, buscando la victoria por encima del resto de cosas. Juegan ante su público, que les jalea y anima lo más que puede. Los Lakers son quienes recogen el testigo de los Chicago Bulls: juegan tímidos, sin esquema definido, asustados ante el gran ogro céltico y su ruidoso público. En el juego interior los Celtics dominan sin problemas, ante un Pau Gasol o un Lamar Odom que piden ayuda a Jesús y a todos los santos para que les dén fuerzas, mientras que Andrew Bynum ve, apesadumbrado, el partido desde el banquillo. No puede jugar todo lo que él quisiera, lesión obliga. Kendrick Perkins, cual Robert Parish, se come a Pau Gasol, irreconocible. Aun así, el marcador al descanso sólo muestra un más 6 para Boston, que tiene totalmente comido el terreno moral y psicológico a los Lakers.

Llega el tercer cuarto. Es entonces cuando aparece el Michael Jordan de este partido. Nunca habrá nadie comparable al gran MJ, pero si alguien se le parece ese es Kobe Bryant. Kobe mete 19 puntos sin fallo en los primeros minutos del cuarto. Da igual, la batalla ya está ganada y sentenciada. Al igual que Jordan aquel 21 de abril Kobe se queda más sólo que la una, sus compañeros no le acompañan, más bien se empequeñecen. Los Lakers se ponen a seis puntos  a seis minutos del final. No pasa nada, los Celtics matan el partido con dos canastas y los Lakers lo rematan con dos pérdidas. Fin de la película. Un remake que acaba igual que el original: los Celtics celebrando por todo lo alto una importante victoria mientras un jugador afroamericano del equipo contrario abandona el parquet del Garden cabizbajo y sin querer hablar con nada ni nadie. La única diferencia es que ese jugador no es ni será nunca como Michael Jordan y que su anotación hoy (38 puntos) distó mucho de esos 63. Eso es algo que ni él ni ningún otro podrán conseguir, igualar al mito, a la leyenda, en sus proezas. Quizá sí en palmarés, pero no en sus proezas. Eso nunca.

Si los Lakers se van de la Final de esta manera toda su temporada quedará emborronada. Si se van de la Final de la otra manera toda su temporada quedará inmaculada. De ellos depende salvar los dos match point en su contra.

BOSTON CELTICS, 92

LOS ÁNGELES LAKERS, 86

CELTICS: Rondo (18), Ray Allen (12), Pierce (27), Garnett (18), Perkins (4) -equipo inicial-; Tony Allen (4), Rasheed Wallace (5), Davis (0) y Robinson (4).

LAKERS: Fisher (9), Kobe Bryant (38), Artest (7), Pau Gasol (12), Bynum (6) -equipo inicial-; Vujacic (5), Odom (8), Farmar (1) y Brown (0).

Boston Garden. 18.624 espectadores.

La película original (21 de abril de 1986):

El remake (13 de junio de 2010):

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s