Los Lakers ganan su segundo anillo consecutivo con un Gasol estelar


Hay momentos en la vida de una persona que son tan especiales que siempre los recuerdas, nunca se borran de tu memoria. Pau Gasol es una persona que ha vivido muchísimos momentos especiales en su vida: ha sido campeón del mundo, campeón de Europa, subcampeón olímpico, etc. Pero el verdadero sueño inalcanzable que tenía Pau Gasol era triunfar algún día en la NBA, ganar un anillo de campeón. Ahora que esto ya le ha sucedido dos veces, cuesta creer que para él la segunda vez haya sido tan emocionante como la primera. Tenemos que comprenderle, uno no gana la NBA todos los días. Es más, uno no gana todos los días la NBA y puede decir que ha sido el protagonista absoluto del último encuentro.

Desde que un ala-pívot español de 2’15 metros llegó a Los Ángeles Lakers la palabra “derrota” ha desaparecido por completo de su vestuario. Gasol llegó al equipo cuando éste estaba totalmente descompuesto. Desde que se fue Shaquille O’ Neal los Lakers eran Kobe Bryant y poco más y no habían conseguido pasar de las primeras rondas de los playoffs. Gasol llegó, vio y venció. Desde su primer minuto con la camiseta amarilla o púrpura el equipo volvió a recuperar la identidad que le hizo famoso hace ya unos cuantos añitos. Ese primer año de Pau se saldó con una Final NBA ante los Celtics, que ganaron los segundos ante unos Lakers a los que se les había olvidado qué era eso de las Finales. Gasol se prometió que en 2009 volverían a estar en las Finales y que entonces no dejarían pasar la oportunidad.

Llegó el 2009 y los Lakers volvieron a las Finales NBA, en esta ocasión con los Orlando Magic como rivales. Los Lakers dominaron las Finales y Pau Gasol dio un auténtico clínic de cómo se debe defender en la zona, secando por completo a Dwight Howard, la estrella de los Magic y uno de los mejores pívots de la NBA. Los Lakers conquistaron el anillo y Pau Gasol se convirtió en el primer español en ganar el campeonato de la NBA. ¿Volverían a conseguirlo al año siguiente?

Ésta es la pregunta que estaba rondando por la cabeza de Pau Gasol cuando el Staples Center de Los Ángeles y el equipo local contemplaban, estupefactos, que el final feliz se les escapaba por la borda. Los Celtics se habían ido al descanso 6 puntos arriba y ahora manejaban una cómoda ventaja de 13 puntos sobre los Lakers. Fue entonces cuando Gasol se dijo para sí: ¡No, en mi casa no! Fue ése el momento en que Gasol destapó a la competidora bestia que hay en su ser, una competitividad extrema, que sería decisiva para el 83-79 final. El último cuarto fue toda una declaración de intenciones por parte de Pau Gasol. Cada canasta, cada rebote, cada acción mágica que Gasol dejaba para la historia hacía más campeón a Los Ángeles. Incluso Kobe Bryant tuvo que cederle el capote de líder al Torero Gasol, que toreó a un Miura que estaba poniendo las cosas muy difíciles y consiguió cortarle dos orejas y salir por la puerta grande de la plaza.

Así acabó uno de los partidos que pasará a la historia de la NBA, no por su buen baloncesto (que tampoco lo hubo) sino por su emoción. Esta serie será una de las mejores series finales que se recuerden, y más si sus protagonistas son los dos mejores equipos de la NBA de siempre. Pero estas Finales NBA 2010 también serán recordadas por la consagración de un hombre que ya es uno de los mejores jugadores de baloncesto del mundo y uno de nuestros mejores deportistas: Pau Gasol. Un Gasol que, como otros compatriotas, siempre antepone la humildad por encima de todo lo demás. Le dio igual que fuera Kobe quien se llevara el MVP de las Finales (lógico), porque a él, como anteriormente a los Pippen, Grant, Kukoc, Rodman, etc, siempre se le recordará como a uno de los escuderos de lujo del Michael Jordan de mi generación. Pau Gasol ya tiene un hueco asegurado en el gran libro de la NBA. Al menos sé que viviré lo suficiente como para poder contarles a mis nietos que yo viví en tiempo real las hazañas de un español de 2’15 que cambió por completo el presente y el futuro de una gran franquicia de la NBA. Sólo puedo decirle una cosa: gracias por todo.

¡¡¡¡BIENVENIDO AL CLUB, PAU!!!!!!!!!!

LOS ANGELES LAKERS 83
BOSTON CELTICS 79

LOS ANGELES LAKERS: Fisher (10), Bryant (23), Artest (20), Gasol (19), Bynum (2) -cinco inicial-; Farmar (-), Brown (-), Vujacic (2), Odom (7) y Powell (-).

BOSTON CELTICS: Rondo (14), Ray Allen (13), Pierce (18), Garnett (17), Wallace (11) -cinco inicial-; Robinson (-), Tony Allen (-), Scalabrine (-) y Davis (6).
PARCIALES: 14-23, 20-17, 19-17, 30-22.

ÁRBITROS: Joe Crawford, Dan Crawford y Scott Foster. Eliminaron a Wallace, de los Celtics, por faltas personales.
PABELLÓN: Staples Center, de Los Angeles. 18.997 espectadores.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s