¡Oh la lá!Las miserias del vestuario francés salen a la luz


No seamos pardillos. Francia tiene o tenía talento de sobra para pasar a la siguiente fase del Mundial de Sudáfrica. ¿Qué le ha sucedido pues?  Un vestuario con demasiados gallos de corral, un entrenador al que se le suben a las barbas constantemente, una federación que se ha hecho la despistada, etc etc. El gallo francés se está quedando sin plumas, y así es imposible sacar un proyecto, un equipo o lo que sea adelante. Y que quede claro, a la actual selección francesa de fútbol no podemos llamarle precisamente “equipo”.

Si en el vestuario de “les bleus” ya se mascaba un gran incendio antes de que el Mundial llamara a la puerta, ahora, directamente, éste está ardiendo en llamas. No paran de surgir polémicas y más polémicas en torno al seno de la selección francesa, lo que no ha hecho más que confirmarnos que el vestuario está más dividido que Israel y Palestina. Nadie se lleva bien con nadie, y el grupo se ha dividido en sectores. Nada bueno, para que nos entendamos. Éstas han sido las gotas que han colmado el vaso y que nos han hecho saber que Francia es un equipo completamente roto:

1. La gran discusión entre Nicolás Anelka y el seleccionador Raymond Domenech. “Vete a tomar por el culo, sucio hijo de puta”. Esas fueron las malsonantes palabras que el siempre polémico Anelka dirigió a su entrenador en el descanso del Francia-México del pasado jueves, o al menos eso es lo que dice la prensa francesa. Esta supuesta discusión ya ha tenido sus consecuencias: Anelka ha sido obligado a abandonar la concentración francesa en Sudáfrica. Una muestra del descontento general en el vestuario con Raymond Domenech, un entrenador criticado a mas no poder por jugadores y prensa galos, pero que en ningún momento perdió el respeto a sus jugadores. Anelka ha quedado crucificado y, si él no dijo esas palabras, aún más su traidor.

Un último apunte sobre el tema Anelka. Sus compañeros no se han entrenado hoy en solidaridad con él. Sí, y yo voy y me lo creo. Domenech no cuenta con el respeto de ninguno de los integrantes de su plantilla y creo que este gesto ha hecho evidente esto. Ha sido una total falta de respeto al seleccionador galo, al que se le ha impedido realizar su trabajo con normalidad. Lo que decía, se le suben a las barbas donde y cuando quieren. Doy por hecho que Domenech será destituido en menos que canta un gallo.

2. Gourcuff no puede ser titular, no puedes hacernos esto. Ésta fue la petición que algunos importantes jugadores franceses, entre los que se encontraba Frank Ribéry, le hicieron a Domenech. Yoann Gourcuff partió como titular en el primer partido de Francia en Sudáfrica (0-0 contra Uruguay), lo que no gustó en absoluto a algunos de sus compañeros, que fueron a “llorarle” a Domenech, a decirle cómo debía hacer su trabajo, a exigirle que el centrocampista del Girondins de Burdeos fuera relegado al banquillo. Domenech volvió a demostrar en esta ocasión que es un pelele, una marioneta, haciendo caso de las súplicas de sus jugadores y dejando al centrocampista del Girondins de Burdeos sumido en el más puro ostracismo en el partido ante México (no disputó ni un minuto). Sus compañeros afirman que a Gourcuff no se le margina, pero, teniendo en cuenta que la selección francesa es una bomba de relojería, eso tiene muchas posibilidades de ser cierto.

3. Ya no se respeta ni a un humilde fisioterapeuta. Si la situación en el seno de la concentración francesa ya era más que preocupante, hoy ha sido un día que ha engordado, aún más, la lista de conflictos que existen en el equipo galo. No se salva de la quema ni el mismísimo Patrice Evra, el capitán, la máxima autoridad del equipo junto al seleccionador, el jugador que debería poner orden en vez de desorden. Todos tienen problemas en la selección francesa, lo que ha quedado demostrado de nuevo en una pelea-discusión pública entre Robert Duverne, el fisioterapeuta de “les bleus” y Evra, ése al que sus compañeros llaman capitán, si es que se le puede llamar así. Una discusión fundamentada en la busca y captura del traidor que sacó a Anelka de la concentración, un traidor al que los jugadores habían puesto la cara y el nombre de Duverne. Todo esto se ha desmentido más tarde, y ésta ha sido una de las razones por las que los jugadores se han negado a entrenarse hoy. Vergonzoso e imperdonable. Ni el fisioterapeuta se libra del mal rollo que genera el equipo, en juego y en ambiente.

4. En busca del traidor perdido. Parece que a los franceses les gusta más meterse en polémicas que jugar al fútbol, que es lo que deberían hacer. Pues nada, ahí siguen, buscando al culpable de la expulsión de Nicolás Anelka del equipo. Les da igual tener un importante partido que jugar el martes contra Sudáfrica, ellos prefieren no entrenar y buscar a un traidor que puede que ni exista. No hay nada que hacer, todo está perdido respecto a Francia, el barco se hundió hace ya mucho tiempo. Por eso la película más vista en la concentración francesa estos días es ésta:

Ya sólo queda la valoración final de todo este asunto hecha por el que escribe estas líneas. La situación se les ha ido completamente de las manos a todos y cada uno de los miembros de la Federación Francesa de Fútbol, incluido su presidente. Todos ellos se han lavado las manos y no han querido saber nada de este asunto, se han desentendido completamente. Bravo, habéis contribuido a romper un equipo que estaba en las últimas y lo habéis hecho de la siguiente manera:

A. Manteniendo a un entrenador como Domenech, que ha demostrado ser un incompetente y un pelele, cediendo ante sus jugadores cuando éstos le amenazaban. Un entrenador sin autoridad y sin iniciativa propia debería ser despojado del título de entrenador fulminantemente.

B. Manteniendo en el equipo al cáncer o cánceres del vestuario, que han roto en añicos lo que ya pendía de un fino hilo.

C. No actuando antes de que la situación fuera a peor.

Que este artículo quede como un buen manual sobre cómo no debe funcionar un equipo de cualquier disciplina deportiva. La selección francesa de fútbol nos ha enseñado una valiosa lección: lo que no se quiere unir no se unirá nunca. Zinedine, Michel, quedan muy lejos vuestros tiempos de gloria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s