El “cavallino rampante” se ha transformado en una “tartaruga” deprimida


Las expectativas del equipo Ferrari para esta temporada eran inmejorables: un coche potente, dos pilotos con garantías como Fernando Alonso y Felipe Massa, un patrocinador principal (el Banco Santander de Botín) con mucha pasta gansa. Pero las cosas han cambiado mucho en Maranello, donde se ha pasado de estar entre los grandes favoritos a alzarse con el campeonato mundial de pilotos y de constructores a vivir en un punto muerto: ni muy arriba ni muy abajo, un nivel que roza lo intermedio y lo regular. Tengo que reconocer que me esperaba a un equipo Ferrari como primer espada de la parrilla de la Fórmula 1 2010, y no soy el único. Nada más lejos de la realidad: los italianos tienen, ahora mismo, el tercer coche de la parrilla después de los intratables McLaren y de los superiores Red Bull. Algo que nadie podía imaginar en el mes de marzo, cuando Fernando Alonso celebraba en Bahréin la primera victoria bajo el calor del “cavallino rampante” en su debut en las filas de la escudería con más glamour de todo el paddock.

¿Cuál ha sido la causa de este rendimiento decreciente? Nadie sabe explicarlo. Los datos son muy claros: el equipo Ferrari sólo ha logrado colocar a uno de sus pilotos entre los 3 primeros en 4 ocasiones, con una sola victoria en lo que llevamos de temporada. Fernando Alonso y Felipe Massa marchan 5º y 8º (respectivamente) en la clasificación de pilotos, mientras que en la tabla de constructores el equipo Ferrari es el tercero en discordia. El equipo ha sumado 165 puntos a mitad de temporada, muy lejos de los 278 del líder Red Bull y de los 249 de McLaren. A los pilotos sólo les queda conformarse con lo que hay, pero el cuerpo técnico de Maranello tiene que estar echando chispas en estos momentos. Ésta no es, ni mucho menos, la temporada que esperaban realizar. El pesimismo ya abundaba en el seno de los aficionados, pero el detonante de que también haya llegado al equipo tuvo lugar en el Gran Premio de Gran Bretaña, que Alonso y Massa concluyeron en los puestos 14º y 15º, sin punto alguno que llevarse a la boca.

Stefano Domenicali, director deportivo del equipo,  ha sido muy crítico en sus últimas declaraciones: “No estoy satisfecho con el equipo porque hemos rendido por debajo de nuestras posibilidades, pero no va a ser siempre así. Es una cuestión de estadísticas”. Eso sí, intentó arreglarlas un poco mostrándose optimista con el Gran Premio de Alemania que se disputa este fin de semana y criticando a los detractores del equipo: “en Alemania comenzará la remontada”. “Quien no crea en esa posibilidad mejor que se dedique a otra cosa”. “La presión en nuestro equipo no es comparable a la de otras escuderías que se llaman Red Bull, McLaren o Mercedes. Hasta el momento no han aparecido soluciones técnicas asombrosas, de aquí a final de año intentaremos que el coche crezca en cada carrera”.


Fernando Alonso no logra escapar del ostracismo que le persigue desde hace tres temporadas. Su etapa en McLaren acabó antes de tiempo y el asturiano tuvo su particular travesía del desierto en su regreso a Renault. Parece que ese viaje no ha concluido, ya que la suerte sigue sin acompañarle en su nueva etapa en Ferrari. El piloto español, al igual que su director deportivo, se resigna, pero aun así muestra confianza de cara a lo que pueda ocurrir en las carreras que vienen: “quiero subrayar que mi confianza permanente en este coche no es infundada, sino que está basada en hechos. Nuestro coche ha mejorado notablemente en las últimas semanas, ya que incluso lo pudimos ver en Silverstone, un circuito que, teóricamente, debería haber sido muy difícil para nosotros. Todos en Maranello queremos lo mismo: volver a la senda del triunfo lo antes posible. No podemos llorar por lo que ha pasado, ahora tenemos que hacerlo bien. Es importante estar cerca del equipo en un momento único”. Hay que recordar que el ovetense tiene muy complicado hacerse con el que sería su tercer título mundial de Fórmula 1, ya que ahora mismo está a 47 puntos del líder del campeonato, el británico Lewis Hamilton.

En fin, tocará apechugar para hacer frente a lo que resta de temporada. No está siendo un año fácil ni para Ferrari ni para Alonso. Ese favoritismo absoluto en marzo ha derivado en el crudo pesimismo, un pesimismo que, aun así, podría ser beneficioso para el equipo, ya que tendrá más ganas y más ilusión de demostrar lo que realmente valen. Aún hay tiempo de que el espíritu ganador que siempre ha caracterizado a Ferrari vuelva a salir a la luz. Nunca hay que dar una batalla por perdida antes de que ésta acabe, y menos con Fernando Alonso y Ferrari luchando en ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s