El final de una era


Primero fue Emilio Butragueño. Más tarde Fernando Redondo. Un poco más tarde Manolo Sanchís y un par de años después Fernando Hierro. Después Zidane, Ronaldo, Roberto Carlos, Figo, Salgado, etc. Con la marcha de Raúl y de José María Gutiérrez “Guti” el Real Madrid cierra una de las etapas más gloriosas de su historia, la de finales del siglo XX y principios del XXI. Sólo Iker Casillas queda ya como único vestigio de una época en la que el club blanco mantuvo su prestigio nacional y volvió a recuperar sus galones internacionales, con la conquista de 3 Copas de Europa en los últimos años del siglo XX y en los primeros del XXI.

Hay que reconocer que los dos hombres que abandonan Chamartín han dejado huella en la historia del club, cada uno a su manera. Uno ha sido quizás el jugador que mejor ha representado los valores del Real Madrid en un terreno de juego, el otro ha sido un jugador con más calidad de la demostrada que, por unas cuestiones u otras, nunca logró mantener del todo un nivel de juego que podría haberle llevado a los altares del fútbol mundial. Ambos se han ganado el cariño y el reconocimiento de la parroquia madridista, que llora ahora la marcha de dos de las estrellas de la historia más reciente del club de Concha Espina. Raúl y Guti se marchan de nuestro fútbol, y por ello Muchodeportivo va a darles el homenaje que se merecen dedicándoles unas líneas:

Raúl. Qué os voy a contar del Gran Capitán que no sepáis ya. Garra, gol, pundonor, fuerza, liderazgo, amor por unos colores. Éstos son conceptos muy válidos a la hora de describir al último gran mito del madridismo, un jugador que se ha ganado por derecho propio el formar parte del Olimpo del madridismo. Es el máximo goleador de la historia del Real Madrid y de la historia de la Champions League, ha ganado todo lo que se puede ganar en el mundo del fútbol (Ligas, Champions, Intercontinentales, Supercopas de España y de Europa), ha dejado momentos que se mantendrán siempre presentes en la retina del aficionado blanco (el Aguanís, el gol con el que silenció a todo un Camp Nou, las muestras de cariño hacia su inseparable anillo, el Gol del Cojo que marcó en La Romareda, estadio que le vio debutar y jugar su partido 100 con el club de Chamartín, etc etc) y, sobre todo, siempre ha mantenido una actitud realmente encomiable con todos los estamentos del club: directivos, aficionados, compañeros, técnicos, medios de comunicación. Raúl ha sido todo un caballero en su etapa en el club de sus amores, no hablando nunca más alto que nadie. Esa nobleza y ese saber estar hacen que su marcha del Real Madrid sea un momento trágico y triste para el madridismo, que pierde a uno de los jugadores más maravillosos y más nobles que ha vestido la camiseta merengue. Si tenemos que hablar de su trayectoria con la selección española, sólo puedo decir una cosa: qué lástima que el paso de los años te impidiera participar en los éxitos de la Eurocopa y del Mundial. Su nueva etapa en Alemania ya no será lo mismo. El Real Madrid no sólo pierde a uno de los hombres que más ha ayudado a que los blancos mantengan su prestigio mundial y futbolístico, también pierde a un auténtico mito viviente del fútbol español.

Guti. El talento desaprovechado, el genio escondido. Sus 15 años en la primera plantilla blanca se han caracterizado por grandes actuaciones y grandes decepciones. Jugador que, de haber mostrado siempre el talento y la calidad que atesora, jugaría, ahora mismo, otro papel en el fútbol internacional. No soy, ni mucho menos, admirador de Gutiérrez, todo lo contrario. Su rendimiento irregular, alternando temporadas brillantes con otras sombrías, ha logrado que sus habilidades futbolísticas nunca hayan salido a la luz del todo en un campo de fútbol. Su carácter difícil y polémico ha tenido gran culpa de ello, aunque al final siempre convenció a todos y cada uno de sus entrenadores en el Real Madrid. Fue con el actual seleccionador español, Del Bosque, con quien el de Torrejón de Ardoz mejor se entendió y con quien mejor jugó al fútbol. En esos tiempos en los que el canterano jugaba en la mediapunta las cosas tenían otro color. Nunca logró igualar sus cifras goleadoras en aquellas campañas tan exitosas para los merengues. Se fue diluyendo como un azucarillo, pero siguió dejando perlas balompédicas de toma pan y moja, como su taconazo de lujo ante el Deportivo de La Coruña en la pasada temporada. Fue esa irregularidad la que le impidió participar en los éxitos de La Roja, con la que sólo jugó 14 partidos, ninguno de ellos trascendente, ya que no disputó ni una sola competición internacional con la selección. Aun así, pasará a la historia del madridismo como el futbolista de las asistencias mágicas y como el jugón que pudo haber sido y que se quedó a mitad de camino.

Los que hasta ahora eran dos de los emblemas en activo del madridismo no acaban aquí su carrera deportiva. El Schalke 04 alemán(Raúl) y el Besiktas turco (Guti) disfrutarán de los últimos años de la carrera profesional de los ya ex jugadores blancos. Eso sí, ambos ya han dejado clara una cosa: su amor incondicional y eterno hacia el club de su vida, el Real Madrid. ¿Volverán algún día? Ellos dicen que sí, nosotros debemos de creerlos. Ahora es cuando uno se pone a pensar por qué en el fútbol no se retiran las camisetas. Que al 7 y al 14 les vaya bonito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s