La España de las grandes ocasiones regresa ante Grecia


En 1995 un escueto comunicado de prensa proclamaba el regreso a las canchas de baloncesto del insuperable Michael Jordan con estas tres palabras: I come back (he vuelto). Ayer, 4 de septiembre de 2010, la selección española de baloncesto también anunció su regreso, no con palabras, sino con hechos. Pudimos asistir a un magnífico partido de baloncesto entre dos de los considerados mejores equipos nacionales del planeta, que acabó ganando la vigente campeona mundial (80-72) gracias a una mayor consistencia en los minutos finales del encuentro. No fue fácil, pero el juego con el que España ha maravillado a su país y al mundo entero volvió a salir a flote. El de ayer fue el partido del retorno, algo que confirma que queremos estar ahí, que queremos volver a luchar por el oro otra vez, que no vamos a rendirnos hasta el final del camino. En definitiva, que lo de jugar mal se ha acabado.

Grecia es un rival de gran calibre, con una tradición baloncestística de sobra conocida por todos los que amamos este deporte. Como tal, planteó un partido intenso hasta la bocina final, saliendo con el machete en la boca desde el salto inicial. Gracias al talento para entrar a canasta de Spanoulis, Zisis y Diamantidis, los helenos se pusieron por delante en el marcador durante los primeros minutos de juego. Gracias al buen acierto en el tiro exterior (propiciado en gran parte por la segunda unidad española, ayer maravillosa) y a las “bombas” de Navarro logramos acercarnos (17-19) y ponernos tres puntos por delante a la conclusión del primer cuarto (22-19).  Tan bien estaban jugando los reservas españoles que llegamos a ponernos con un 28-21 a favor en el segundo acto, algo que enseguida se encargó de solucionar Zisis, ayer autor de un señor partido, a base de triple limpio (28-27). Pero otra vez conseguimos irnos en el marcador gracias a uno de los que siempre aportan en este equipo, Rudy Fernández. 37-29 a nuestro favor al descanso. Habíamos mejorado en defensa respecto a otros días (gran labor de Marc Gasol con Schortsianitis en defensa, una labor sombría la suya en el día de ayer) y seguíamos finos atacando. Los hombres de banquillo respondían sobremanera, con un Sergio Llull que volvió a jugar como nos tiene acostumbrados como líder. Aun así, el partido no estaba ganado ni mucho menos, se intuía que sufriríamos hasta el final.

Dicho y hecho. Grecia comenzó la segunda parte con altas dosis de concentración, volviendo a ponerse por delante en el luminoso. España reaccionó respondiendo a los ataques helénicos (41-38), pero los griegos sacaron sus fusiles infalibles en el tiro exterior y lograron un 51-45 que mostraba que la victoria estaba bien cara. Ahí es donde llegó la catarsis que pedíamos todos, Juanma López Iturriaga el primero. Scariolo dispuso en pista una zona tan efectiva como las de antaño y, gracias de nuevo a otro reserva ayer magnífico, Fran Vázquez, volvimos a mandar en el partido (52-51). El último cuarto fue toda una lucha de titanes. Zisis y Rudy se enzarzaron en un duelo anotador sin igual, hasta que a los griegos se les mojó la pólvora en ataque. Cuando las cosas se ponen feas, en todo buen equipo de baloncesto que se precie surge el líder para decantar la balanza a favor de su causa. Lo hacía Jordan con los Bulls, lo hace Kobe Bryant con los Lakers y también Pau Gasol con España. Al no estar el de Sant Boi, el que ya es considerado el segundo mejor jugador español de la historia tomó las riendas del partido a la perfección. Juan Carlos Navarro, que ya merece el apelativo de “Gran Capitán”, se echó el equipo a la espalda anotando todo lo que estuvo en sus manos, ya fueran tiros de campo o de personal. Grecia intentó volver al partido de la mano de la fuerza bruta de Schortsianitis en los últimos minutos, pero fue imposible. Los dioses del baloncesto le debían a nuestra selección la oportunidad de redimirse de los errores de la primera fase y de demostrar que siguen siendo temibles allá por donde pisan.

Después de revivir la final de nuestro Mundial, en cuartos de final nos tocará volver a jugar la final de nuestro Eurobasket. Serbia es un equipo claramente en alza, que está empezando a recuperar el prestigio que perdió a partir de su último éxito en el Mundial de Indianápolis 2002. También debemos decir que es un equipo joven al que le puede pesar la inexperiencia. Gran parte de su plantilla sabe lo que es ganar medallas en categorías inferiores, pero su única final “senior” fue la que perdieron ante España en Polonia 2009. No se les puede subestimar en ningún caso, que quede claro. Para hablar de claridad, una obviedad:hemos recuperado ese toque mágico que nos permite hacer maravillas en una cancha de baloncesto.

España 80
Grecia 72

España: (22+15+15+28) Rudy (14), Ricky Rubio (6), Navarro (22), Garbajosa (5) y Gasol (4) -equipo inicial-, Llull (9), Reyes (6), Raúl (5), Vázquez (6) y Mumbrú (3).

Grecia: (19+12+20+21) Zisis (16), Spanoulis (12), Fotsis (12), Diamantidis (16) y Schortsanitis (13) -equipo inicial-, Bourousis (2), Calathes (1), Printezis, Perperoglou y Tsartsaris.
Árbitros: José Aníbal Carrión (PUR), William Kennedy (USA) y Reynaldo Mercedes (DOM). Los griegos Zsis y Spanoulis fueron eliminados por faltas en el último minuto.

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del campeonato del Mundo de baloncesto disputado en el Sinam Erdem de Estambul ante 9.000 espectadores.

Resto de la jornada:

El primer día de la verdad en el Mundial se saldó con las victorias de España y de Serbia. Serbia ganó en un choque igualado hasta el final a sus vecinos de Croacia (73-72), que jugaron mejor y pusieron las cosas muy difíciles a un equipo serbio bastante desatinado, pero que consiguió amarrar el resultado final gracias a una defensa zonal que acabó dándoles el pase a cuartos de final. Los croatas también tuvieron sus opciones para vencer, pero acabaron tirando por el retrete el trabajo realizado.

Para la jornada de hoy tenemos dos partidos realmente interesantes, los dos pueden estar muy igualados. Os pongo mis pronósticos para cada uno:

1. Eslovenia-Australia (17:00). Pienso que será un igualadísimo partido, con muchas alternativas en el marcador. Me decanto por Australia como ganador, no tienen mal equipo y les veo mejor que los eslovenos, que tampoco han hecho un torneo como para tirar cohetes.

2.Turquía-Francia (20:00). No hace falta decir que la indiscutible favorita para ganar este encuentro es la selección anfitriona del Mundobasket. Francia ha ido de más a menos en el torneo, y arrastra dos derrotas consecutivas (ante Lituania y Nueva Zelanda). No ver a Turquía peleando por las medallas en casa sería un fracaso en toda regla, se les espera claramente en semifinales e incluso en la gran final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s