No te olvidamos, Andrés


Mañana hará un año. Hace casi 365 días nos dejaste para no volver jamás. Llegaste al mundo del periodismo sin hacer mucho ruido y te fuiste como un referente. Provocaste un gran vacío al marcharte. Entre tus compañeros de profesión, entre tus amigos, entre tus seguidores y detractores. En fin, tu marcha no fue fácil de asumir.

Muchos de los amantes del deporte de este país, y en especial del baloncesto, tuvimos que hacernos a la idea de que ya no volverías a darnos la bienvenida a tu selecto club, de que ya no volverías a narrarnos las aventuras del Vuelo nº23 de las Aerolíneas Jordan, las hazañas de nuestro ET particular, las sutilezas de Mister Catering Calderón, la polivalencia de Multiusos Garbajosa, la habilidad informática de John Stockton o las genialidades de Ricky “Business” Rubio. También aceptamos afligidos que ya no volverías a preguntar por tus llaves, ni a pedirle a Julio Salinas que te contara algo ni a disfrutar con la magia del fútbol con fatatas. Pero sobre todo, y lo más importante, ya nunca podrías dar fe de que la vida puede ser maravillosa.

Fuiste un brillante periodista deportivo. Supiste compaginar como nadie la narración periodística con el show puro y duro. Gracias a ti el término “tiki-taka” ha  pasado a engrosar las filas de la jerga deportiva española. Tú fuiste el principal culpable de que una cadena televisiva de nueva creación, La Sexta, apostara firmemente por el mundo del deporte desde su primer día de vida y también de que muchas personas de este país se hicieran fans a muerte de la NBA y de la selección española de baloncesto. En el fútbol fuiste un precursor: nadie puso tantos motes por minuto a los jugadores nunca. No tuviste el mismo éxito que con el basket, pero al menos te defendiste con soltura. La elegancia siempre te acompañó, tanto en tu forma de vestir, con aquellas míticas pajaritas haciendo de complemento ideal, como en tu trato para con tus compañeros y espectadores.

Despúes de todo tu trabajo, sólo podemos decirte una cosa: gracias. Gracias por hacernos disfrutar con tus narraciones, gracias por esos apodos tan originales y gracias por ser tan natural. Nunca buscaste la atención de los focos, pero en el primer aniversario de tu fallecimiento te mereces un homenaje por todo lo que significaste para tantas personas. Que te quede clara una cosa: no te olvidamos ni te olvidaremos, Andrés Montes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s