El mal arbitraje abunda y nadie hace nada para evitarlo


Últimamente parece que se ha puesto de moda la injusticia en el mundo del deporte. Faltas claras que no se sancionan, equipos que son tratados mejor que otros, jugadores marrulleros y de malas intenciones que no son castigados como se merecen, y así un largo etcétera. ¿Sabéis lo que significa eso, amigos? Que la especialización no abunda precisamente en el oficio arbitral.

Casos los hay y son demasiados, para nuestro pesar. Esta semana, sin ir más lejos, ha vuelto a salir a la palestra el nombre del árbitro Howard Webb, considerado el  mejor colegiado del mundo según la FIFA. Opinión que sólo parece compartir la institución afincada en Suiza. Sus bochornosas actuaciones en la final del Mundial de Sudáfrica y la Premier se han sumado a los errores de libro que a punto estuvieron de acabar con la imbatibilidad del Real Madrid en la Champions League. El Milan y el equipo nacional holandés salieron beneficiados de sus tretas. La patada de De Jong a Xabi Alonso y el gol ilegal de Inzaghi el pasado miércoles no serán olvidados fácilmente por los aficionados al fútbol.

Otro árbitro que se hizo famoso por sus pifias monumentales fue Alfonso Pérez Burrull, ya retirado del oficio. Sus actuaciones en varios partidos de Primera División importantes fueron las causantes de su fulminante descenso a los infiernos. Se le bajó de categoría, pero decidió retirarse, por lo que el fútbol y el deporte salieron ganando en esta ocasión.

Parece que nuestro deporte sigue sin reaccionar ante este problema, y hoy he tenido la oportunidad de comprobarlo en el partido de la liga Asobal de balonmano que enfrentaba al Naturhouse La Rioja con el Reyno de Navarra San Antonio. El arbitraje llevado a cabo por los señores Manuel Casado y Manuel Vera ha pasado la barrera de lo inadmisible. No es que los locales jugaran demasiado bien hoy, pero es que los riojanos no habrían ganado el partido ni aun siendo el mejor sobre la pista. Tremenda pasividad de los trenzillas ante un San Antonio que ganó ayudado por éstos. Los pasos que nunca se le pitan a la selección de baloncesto norteamericana, la protección arbitral para con las estrellas del deporte o las peleas que nunca se intentan parar en el hockey sobre hielo son algunos ejemplos más de la poca deportividad de las fuerzas del orden deportivas.

Por eso, opino, y creo que estaréis todos de acuerdo conmigo, que este tipo de arbitraje no beneficia a nadie. Esos que no sancionan a quien debería ser sancionado merecen ser desposeídos del cargo que poseen. Aquí ya no basta con abrir la “nevera”. Hay que hacer algo más, y las federaciones y organismos deportivos lo saben. Aun así, son conocedores de ello y no hacen absolutamente NADA para evitarlo. Lamentable, pero cierto.

Anuncios

Un pensamiento en “El mal arbitraje abunda y nadie hace nada para evitarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s