El diario Marca cada vez se asemeja más a un tabloide británico


Duele decirlo, pero es la verdad. Marca, el diario deportivo español más vendido e integrante del que quizá es el grupo comunicativo más grande de nuestro país, se ha convertido a la religión del sensacionalismo. Lo peor de todo es que la culpa la tiene su director:Eduardo Inda, el hombre que en estos momentos debería estar no en la redacción de Marca, sino en la de la revista Pronto.

El cambio en la línea editorial del diario ha sido de aúpa. Ahora, cada vez que hay trapos sucios en algún recóndito lugar del deporte, Marca acude raudo y veloz a la noticia. En cuanto alguien ataca al Real Madrid allí está Marca para denunciar al malo malísimo autor de tal desfachatez. Si sale a la luz un tema polémico dentro del mundo deportivo, seguro que Inda y su corte le dan bombo para provocar la discordia. Si esto hubiera ocurrido una o dos veces pase, pero es que esto lleva sucediendo desde que este personajillo llegó al puesto. Nunca entenderé por qué sigue en él cuando ni sus propios compañeros de redacción le apoyan (caso del señor Santiago Segurola, a mi humilde juicio quien realmente debería dirigir Marca).

Este diario tiene en su seno a grandes profesionales del periodismo deportivo y hay secciones del periódico que merecen mucho la pena (muy recomendable su sección de baloncesto). Aun así, creo que después de varios episodios (guerra Preciado-Mourinho, crítica desmesurada hacia la persona de Fernando Alonso, forofismo inconmensurable, campaña desmesurada de odio general hacia Manuel Pellegrini) hace falta un cambio en el rumbo de  la nave marquista, y éste empieza por echar a patadas de su puesto al incompetente que tienen como director. No creo que el señor Inda deba preocuparse mucho por perder su puesto de trabajo, seguro que en Telecinco le esperan con los brazos abiertos para formar parte de la plantilla de alguno de los muchos programas sensacionalistas que abundan en su oferta televisiva. Si no fuera así, siempre le quedaría emigrar hacia tierras inglesas, donde podría dirigir algún tabloide británico de éxito. Las rotativas echarían humo con el dios del amarillismo personificado.

Esto son elucubraciones. Hasta que eso ocurra solo podemos preguntarnos quién encabalgará la rebelión contra el jefe descarriado, porque digo yo que alguien tendrá que darse cuenta de que esto ni es periodismo deportivo ni es nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s