Mourinho, ese hombre tan amado-odiado


Lo de José Mourinho es matemático. País al que va a entrenar, país en el que la prepara cada dos por tres. Los españoles ya sabíamos cómo se las gastaba el portugués dadas sus andanzas en Portugal, Inglaterra e Italia, pero ahora que estamos viviendo todo esto en carne propia nos damos cuenta de la verdadera dimensión que este hombre tiene dentro del club al que pertenece (en este caso el Real Madrid) y dentro de la liga futbolística en la que entrena.

No hay día, semana o mes en que Mourinho no sea protagonista. Esa tendencia suya a centrar los focos sobre su persona ya tiene a más de uno mosca en éste nuestro país. Los primeros meses de The Special One como responsable técnico del club merengue han dado mucho de sí. En ellos, aparte de mejorar sobremanera la cara del mejor club del mundo en el siglo XX, ya ha dejado claro que no tiene pelos en la lengua ni mucho menos. Llamó “campo de patatas” al césped de su estadio, el Bernabéu, criticó públicamente su malestar con el ritmo de trabajo de algunos de sus jugadores (Canales, Pedro León, Benzema), insinuó que al FC Barcelona se le deja ganar fácil (lo que trajo la consiguiente guerra entre Manolo Preciado, entrenador del Sporting de Gijón, y él), y así un largo etcétera. Ya sabíamos a lo que venía: a hacer jugar bien al Madrid y a marcar su territorio, porque a ganar amigos…..como que no. Al contrario, mas bien.

Algunos ya han tirado de toda una ristra de adjetivos descalificativos para definir a Mou debido a su incesante actividad profesional. La última de sus jugarretas de perro viejo tuvo lugar en el partido de Champions del pasado martes contra el Ajax de Amsterdam, cuando, inexplicablemente, Sergio Ramos y Xabi Alonso fueron expulsados en los minutos finales del encuentro por perder tiempo. El asunto tenía su explicación: Mou quería esas expulsiones para utilizarlas como bazas a su favor, ya que así ambos jugadores pasarían limpios de tarjetas a la ronda de octavos de final. De momento no hay resolución para el caso, pero el “coach” luso ha vuelto a demostrar que se las sabe todas.

Tengo que reconocer que mi opinión sobre el Mourinho entrenador es excelente, es un hombre con las ideas muy claras y con unos patrones de juego muy definidos. Creo que su Madrid es el más ilusionante de los últimos años con diferencia, por juego y por ambición. Eso sí, no estoy muy de acuerdo con él en el aspecto de meter el dedo en la llaga a todas horas, a veces es mejor hablar poco y escuchar mucho en esta vida.

Os digo una cosa: estoy convencido de que esa chulería que el luso atesora en las salas de prensa y en los estadios de medio mundo es, simple y llanamente, una máscara para esconder su verdadera personalidad y proteger a sus jugadores de la presión, que siempre puede jugar en tu contra. Creo firmemente que el Mourinho al que escuchamos, vemos y leemos día sí y día también es un personaje creado por el propio José para desviar la atención. Si fuera así, hay que reconocer que Mou es también un gran actor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s