El Grand Slam del Clásico (I):la Liga


Ayer dieron comienzo los 18 días de ensueño para cualquier aficionado al deporte rey, el fútbol. Ayer se inició ese playoff, esa serie fratricida, esa lucha por los mejores títulos de la temporada en la que están inmersos los dos mejores equipos del fútbol español y posiblemente también los dos clubes más grandes del balompié mundial: Real Madrid y FC Barcelona. El primer asalto acabó en tregua, en empate, ni para ti ni para mí. Esto último es relativo, ya que el Barcelona, gracias al punto sumado frente a su más directo rival ayer, ya es anímicamente y casi matemáticamente campeón de la Liga BBVA 2010/2011. Ya se decía que éste era el partido más intrascendente de los derbis que viviremos en los próximos días, y esto quedó confirmado en el terreno de juego.

El resultado del partido disputado en el Santiago Bernabéu la pasada noche tuvo cierto misticismo, y es que fue, curiosamente, por el que más abogaban los gustosos de las apuestas: empate a 1. El gremio de los jugadores de apuestas también fue certero en cuanto al nombre y apellidos de los autores del respectivo tanto de cada equipo: Messi por parte del Barça y Cristiano Ronaldo por parte del Madrid. Lo que nadie, ni apostador ni aficionado, podía pronosticar es que los goles serían a balón parado, desde el punto fatídico de penalti. Toda una sorpresa.

No fue una sorpresa, por otro lado, la actitud de ambos equipos en el terreno de juego, quizá reservando fuerzas para las batallas mayores que se avecinan. El partido comenzó con el guión habitual de las últimas tres temporadas: un Barça que monopolizaba la posesión del balón y un Madrid a la espera de un error fatídico que no llegaba y aguantando el chaparrón como buenamente podía. No hubo demasiadas ocasiones en la primera parte, demasiados tiros repelidos por las defensas de ambos conjuntos y tiros lejanos que no llegaron a ninguna parte, pero sí destacaron una cuasi vaselina de Messi bien percibida por el siempre ojo a avizor Casillas y un tiro cercano de Benzema que Valdés mandó a saque de esquina sin demasiado esfuerzo. Algo no sorpresivo fue la actuación arbitral, tan vilipendiada y protestada (con razón) últimamente en los clásicos y que ayer volvió a caminar por la misma senda ya desde los primeros 45 minutos, cuando el colegiado Muñiz Fernández no señaló un posible penalti sobre Villa por parte de Iker, que provocó las protestas desairadas de los hombres de Pep Guardiola. Así se llegó al descanso con las fuerzas igualadas, sin goles y con mucho partido por recorrer. La victoria estaba cara.

La segunda parte se asemejaba mucho a la primera cuando la justicia, que quizás no había sido clemente con el Barcelona anteriormente, hizo acto de presencia. Esta vez Muñiz acertó dictaminando el penalti consiguiente tras un claro agarrón de Raúl Albiol sobre Villa (de nuevo) en el área chica, que trajo como consecuencia la expulsión de su ex compañero en el Valencia del terreno de juego. El Madrid volvía a jugar con uno menos ante su máximo rival. Messi no falló desde los 11 metros (minuto 53)  y el Barcelona se adelantó en el marcador. A partir de ese momento, los blaugrana empezaron a carburar y buscaron con insistencia un nuevo gol, que se les resistía una y otra vez. Como en tantos otros encuentros, el  FC Barcelona tenía el partido en sus manos, pero no encontraba la manera de dejarlo visto para sentencia. Por consiguiente, lo pagó caro. La polémica volvía a estar servida al volver a señalar Muñiz Fernández un penalti dudoso, esta vez favorable al Real Madrid tras caer Marcelo en el área contraria tras una entrada de su compatriota Dani Alves, que no fue sancionada con la expulsión correspondiente. No podía dejar pasar Cristiano Ronaldo la oportunidad de marcar un gol a su más irreductible rival, y no lo hizo (minuto 82). Tendrían Madrid y Barcelona la oportunidad de llevarse el partido en varias ocasiones, pero la mala fortuna y los respetivos cancerberos no lo quisieron así.

Concluyó así el primero de los cuatro Clásicos de este mes de abril, un partido igualado hasta el final en el que el Real Madrid mejoró el listón de sus últimos partidos ante el eterno rival y en el que el FC Barcelona quiso, pero no pudo, ante el buen entramado defensivo y los ánimos de los blancos, que nunca perdieron la cara al partido, un aspecto importante a tener en cuenta. No vimos lo mejor que pueden ofrecernos ambos equipos, pero el primero de los Grand Slam, por su igualdad y por su emoción, hace vislumbrar un panorama prometedor para los siguientes.

El primer título en juego, la Liga, ya tiene ganador: el FC Barcelona.

REAL MADRID 1
BARCELONA 1

Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Raúl Albiol, Carvalho, Marcelo; Pepe, Khedira, Xabi Alonso (Adebayor, m.66); Di María (Arbeloa, m.66), Cristiano Ronaldo y Benzema (Özil, m.57).

LA BUENA NOTICIA: el Madrid pudo aguantar las embestidas del FC Barcelona por primera vez en mucho tiempo. Si esta actitud, sobre todo defensiva, se mantiene en los partidos que restan de este particular Grand Slam (final de la Copa del Rey y semifinales de la Champions League) el equipo de José Mourinho tendrá sus opciones de victoria.

NECESITA MEJORAR: el Real Madrid va a expulsado por Clásico. Tan habitual es ya esta situación que Mourinho ensayó durante la semana con un hombre menos en su alineación. El primero en salir perjudicado ha sido Raúl Albiol, que se perderá la final de Copa. ¿Lograrán los blancos curarse de la “expulsionitis” que sufren cuando se enfrentan al Barcelona?

Barcelona: Valdés; Alves, Puyol (Keita, m.57), Piqué, Adriano (Maxwell, m.80); Busquets, Xavi, Iniesta, Pedro (Afellay, m.66); Messi y Villa.

LA BUENA NOTICIA: aun con un Madrid más entonado que en otras ocasiones y sin jugar su mejor fútbol, los hombres de Guardiola no pierden su principal seña de identidad, el monopolio en la posesión del balón y la serenidad en ataque y en defensa.

LA MALA NOTICIA: tan pronto como regresó, se tuvo que marchar. Puyol, recién salido de una lesión, tuvo que retirarse del campo en la segunda parte. Guardiola arriesgó demasiado volviendo a darle la batuta de la defensa blaugrana tan precipitadamente, y Tiburón jugó hasta que su cuerpo dijo “basta”.

NECESITA MEJORAR:  aprovechar la posibilidad de matar los partidos cuando ésta se presenta. El Barça podría haber ganado, pero no pudo, no supo o no quiso hacerlo, algo que ya le ha ocurrido en varios partidos esta temporada y que parece que todavía no sabe solventar.

Goles: 0-1, m.53: Messi, de penalti. 1-1, m.82: Cristiano, de penalti.

Árbitro: Muñiz Fernández (colegio asturiano). Amonestó a Marcelo (31) y Arbeloa (76) por el Real Madrid, y a Adriano (9), Piqué (26), Álves (78), Valdés (81) y Xavi (90) por el Barcelona. Expulsó por roja directa en el minuto 52 a Raúl Albiol.

EL DATO: Leo Messi se convirtió ayer en el máximo goleador de la historia en una temporada, con 49 goles, al convertir desde el punto de penalti el gol del FC Barcelona, primero que marca a un equipo dirigido por José Mourinho. Por otro lado, Cristiano Ronaldo logró su primer gol contra los blaugrana.

Incidencias: encuentro correspondiente a la 32a jornada de Liga disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 79.500 espectadores.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s