Análisis de la NBA 2010/2011: Conferencia Este (Atlantic Division)


Comenzamos aquí un repaso a lo que nos ha deparado la NBA en el curso que ya está llegando a su fin. Realizaremos un completo recorrido por las franquicias de la mejor liga de baloncesto del planeta, analizando lo que ha dado de sí la temporada para cada una de ellas y también su futuro. Obviaremos el análisis de los equipos que aún disputan el Playoff por el título, dejándolo para más adelante.

Empezamos analizando la Conferencia Este. La primera de sus divisiones es la Atlántica, la cual componen Boston Celtics, New York Knicks, Philadelphia 76ers, New Jersey Nets y Toronto Raptors.

Boston Celtics:

Regular Season: los célticos, desde la creación de su Big Three particular (Ray Allen, Paul Pierce, Kevin Garnett) no bajan de los primeros puestos del Este, siendo este año terceros con un récord de 56 victorias y 26 derrotas, ganando con gran margen el título de su división. En cuanto a su rendimiento a lo largo de la temporada, hay una gran simbiosis con el mostrado por sus grandes rivales históricos, LA Lakers, ya que comenzaron el curso acumulando gran cantidad de victorias consecutivas, pasaron por una mala racha antes del All Star, volvieron a brillar con luz propia tras el pequeño parón de mediados de febrero y acabaron la fase regular con la lengua fuera.

Playoffs: la postemporada comenzó de forma muy plácida para los célticos, que despacharon por un cómodo 4-0 su eliminatoria de primera ronda frente a los Knicks de Nueva York, que nada pudieron hacer ante el escuadrón verde. Sin embargo, su aventura llegó hasta las semifinales de conferencia, siendo eliminados de la carrera por el título por Miami Heat, uno de los grandes aspirantes al anillo en el Este, que logró el pase a la penúltima ronda por un inapelable 4-1. ¿Final de ciclo?

Expectativas y conclusiones: en la mejor franquicia de la historia de la NBA, tras el subcampeonato de 2010, se querían igualar o superar cotas pasadas, con esa referencia ya mencionada de la pasada presencia en las Finales NBA muy presente. Una tarea que acabó por ser harto complicada al cernirse la desgracia, en forma de lesiones, sobre los verdes, con la ausencia de algunos de sus mejores hombres (Garnett, Shaquille y Jermaine O’Neal, Perkins) durante gran parte del año. La acusada veteranía del grupo dirigido por Doc Rivers, sobre todo en la pintura, llevó al equipo a reclutar savia nueva en el mercado de traspasos (Krstic, Green) y a despedirse, entre otros, del malogrado Kendrick Perkins, otrora jugador importante dentro de los esquemas de la franquicia de Massachussets, duramente lastrado por las lesiones este año, que partió rumbo al Oeste (Oklahoma). Finalmente, lo desfavorable pesó más que lo favorable y Boston no ha logrado llegar muy lejos en la postemporada.

Jugadores destacados:

Rajon Rondo: el base titular de Boston progresa adecuadamente año tras año y, salvando ciertos altibajos debidos a lesiones durante algunas fases del curso, su rendimiento le sigue posicionando como uno de los mejores 1 de la NBA. Y eso que no tuvo un verano fácil, ya que tuvo que abandonar la concentración de la selección estadounidense previa al Mundobasket de Turquía debido a problemas personales, cuando se le consideraba uno de los grandes estandartes de los chicos de USA.

Paul Pierce: curioso que un jugador nacido en la ciudad del eterno rival, Los Ángeles, haya tenido una carrera tan prolífica y lustrosa en los Boston Celtics. Pierce sigue siendo la estrella indiscutible del equipo, aunque la edad comienza a pasarle factura.

Ray Allen: el ex jugador de los desaparecidos Seattle Supersonics sigue deleitando al Boston Garden con sus triples imposibles, su saber hacer y su caballerosidad. Este año logró hacerse con la ostentosa marca de mayor triplista de la historia de la NBA (2561 lanzamientos acertados).

Jugadores decepcionantes:

En este apartado hay varios casos que tratar. En primer lugar se encuentran los jugadores duramente castigados por las lesiones, como son Kevin Garnett, Shaquille O’Neal y Jermaine O’Neal, el primero pudo redimirse de su más que mejorable año en los Playoffs, en cambio los O’Neal, fichados para dar más caché a la pintura céltica, nunca llegaron a mostrar un rendimiento acorde a lo esperado esta temporada. Después hay casos como el de Nate Robinson, que no pudo adaptarse a su rol de jugador de banquillo en ninguna de sus dos temporadas con Boston y que salió del equipo junto con Perkins, o el de Jeff Green, que llegó desde Oklahoma con Nenad Krstic, siendo superado claramente por su compañero de viaje.

Rookies: Boston no ha contado en sus filas con ningún jugador de primer año en la temporada 2010/2011. Cabe destacar, no obstante, el rendimiento ascendente de Glen Davis, con 3 años en la NBA a sus espaldas, consolidado como 7º-8º hombre desde el banquillo.

The Coach: mucho se había especulado sobre la posible marcha de Glenn “Doc” Rivers. Rumores que han acabado por desaparecer al confirmarse hace unos días su renovación por 5 años más en el puesto. Rivers ha conseguido, desde su llegada a la franquicia en 2004, devolver al mejor equipo histórico de la NBA al lugar que le correspondía, con un anillo de campeones (2008) y un subcampeonato (2010) como grandes logros.

Futuro: todo apunta a que se producirá una profunda renovación en el vestuario céltico, antes o después. Boston tendrá que despedirse pronto de sus grandes puntales, ya muy entrados en años, y deberá buscar en los tres lugares posibles (draft, mercado de fichajes y agentes libres) nuevos jugadores de garantías que puedan mantener al equipo en los primeros puestos del Este y de la NBA.

New York Knicks:

Regular Season: los Knicks vivieron un comienzo de liga realmente ilusionante de la mano de su nuevo jugador franquicia, el ex de Phoenix Suns Amar’e Stoudemire, que llevó al equipo a las primeras posiciones de la conferencia y de la la liga. Tras resentirse este fulgurante inicio de curso, los dirigentes del equipo de la Gran Manzana decidieron, tras muchas semanas de rumores y de incertidumbre, hacerse con los servicios del deseado Carmelo Anthony, que llegó desde Denver acompañado por otro gran jugador y campeón NBA, Chauncey Billups. No les salió demasiado bien la jugada a los Knickerbockers, que vieron cómo desaparecían de sus filas algunos de los hombres más destacados en los esquemas de Mike D’Antoni (Gallinari, Felton, Chandler), quedando un equipo descompensado con el que había que empezar de cero. Así, acumulando rachas positivas prolongadas y rachas negativas también extensas, se llegó al final del curso con el objetivo del playoff asegurado y  un récord de 42 victorias y 40 derrotas, segundos en su división y sextos en la Conferencia Este.

Playoffs: no hay mucho que decir de la postemporada neoyorkina. Simplemente que fueron barridos de la pista de una manera descomunal por su rival en los cuartos de final de conferencia, Boston Celtics, por un inapelable 4-0. Aunque NY logró dar guerra durante toda la serie, Boston logró imponerse en aquellos partidos de la misma con un final de encuentro más apretado y despertó del sueño de las semifinales del Este a unos Knicks que llevaban sin clasificarse para las eliminatorias por el título desde 2004.

Expectativas y conclusiones: tras muchos años de travesía por el desierto, los Knicks consiguieron volver a las elminatorias por el título. El fichaje de Amar’e Stoudemire en verano, tras no conseguir a Lebron James, y la llegada de Carmelo Anthony en febrero lograron colmar las ansias de los aficionados y dirigentes neoyorkinos, que deseaban con gran fervor volver a ver a algunos de los mejores jugadores de la NBA en las filas de su equipo. El esquema de juego de Mike D’Antoni puede ser discutido, pero el objetivo marcado a principio de temporada ha sido cumplido con creces. El primer paso para la reconstrucción son los cimientos, y parece que en Nueva York ya han comenzado a llevarla a cabo.

Jugadores destacados:

Amar’e Stoudemire: no pudo adaptarse mejor a la Gran Manzana el gran “Stat”. Tras un comienzo de temporada magistral, que le llevó a meterse en las quinielas por el MVP de la temporada, vio algo mermada su importancia en el equipo con la llegada de Melo, aunque siguió al pie del cañón, completando así un gran curso. Sus problemas físicos mermaron su aportación en los playoffs, uno de los aspectos que pudo decantar la balanza a favor de Boston en la serie que enfrentó a ambos conjuntos.

Carmelo Anthony: el jugador más deseado por propios y extraños en la recta final del mercado de traspasos de la NBA acabó recalando en uno de los lugares donde con más fuerza había sonado su nombre, Nueva York. Su llegada al equipo, unida a la salida del grueso del quinteto titular knickerbocker, no influyó en sus actuaciones individuales, tan destacadas como casi siempre, sino en el rendimiento colectivo del grupo, que llegó a encadenar varias derrotas consecutivas tras el parón provocado por el All-Star. Finalmente, Melo se adaptó a los Knicks y éstos se adaptaron a él, siendo ya el jugador franquicia sin paliativos, liderando al equipo a una buena racha de victorias consecutivas en los últimos partidos de la liga regular y siendo el líder indiscutible de NY en los 4 partidos disputados de playoffs.

Landry Fields: muchos jugadores de primer año no tienen una importancia trascendental en sus respectivos equipos durante sus primeros años en la liga. Ése no es el caso de Fields, que logró encandilar al Madison Square Garden desde que disputó su primer partido con la camiseta de los Knicks.  El escolta/alero de la Universidad de Stanford ha logrado asentarse en el cinco inicial del equipo de la Gran Manzana y sus números le han permitido ser uno de los mejores rookies de la temporada, siendo incluido, en la posición de 3, en el primer quinteto de jugadores novatos.

Jugadores decepcionantes:

Ha habido varias decepciones en los Knicks este curso. Quizá la más preocupante sea la provocada por el base Chauncey Billups, campeón de la NBA con los Detroit Pistons en 2004 y MVP de las Finales de aquel año. Su adquisición, ligada al traspaso de Carmelo Anthony, causó gran ilusión dada su dilatada experiencia. Ilusión que pronto se disipó debido a su físico, ya maltrecho por los años y las lesiones, haciendo recordar con nostalgia a los seguidores knickerbockers a su base titular de principio de temporada, Raymond Felton. La otra decepción fundamental, en este caso en materia de traspasos, fue la provocada por la marcha de Wylson Chandler, sexto hombre del equipo, ya que su puesto no ha podido ser cubierto con tantas garantías por Shawne Williams. Aun así, puede que esta decepción acabe pronto, y lo explicamos en el apartado de Futuro.

The Coach: aunque su estilo de juego (el famoso Run and Gun, mucho ataque y poca defensa) haya sido cuantiosamente criticado, Mike D’Antoni ha logrado cumplir el propósito que se le marcó desde su llegada al equipo hace tres años: volver a clasificar a los Knicks para la lucha por el título. Meritoria labor, y más teniendo en cuenta que le ha tocado lidiar con dos plantillas Knicks distintas durante la temporada.

Futuro: el objetivo fundamental de Nueva York de cara al verano es hacerse con un tercer jugador referente de la liga que logre formar un nuevo Big Three en la NBA. Se ha hablado, por ejemplo, de Chris Paul o de Deron Williams para ocupar el puesto de base titular que ahora recae en Chauncey Billups. Los Knicks también parecen dar muestras de interés por un jugador español que acaba contrato con su equipo, Marc Gasol, que dispondrá de cuantiosas ofertas en el período estival gracias a su gran final de año, y quieren recuperar a un jugador que perdieron en febrero y que no cuenta con minutos en Denver Nuggets, Wylson Chandler, ansioso por volver a ser el sexto hombre de lujo de estos Knicks.

Philadelphia 76ers:

Regular Season: nadie esperaba que los 76ers pasaran de ser uno de los peores equipos de la NBA en la temporada 2009/2010 a clasificarse para los Playoffs este año, y más si tenemos en cuenta que prácticamente contaban con los mismos efectivos. Este equipo ha logrado reunir a un conjunto de jugadores jóvenes de calidad (Iguodala, Holiday, Williams, Young) unidos a algunos veteranos interesantes (Brand), que han logrado conjuntarse adecuadamente y ser un equipo peligroso, un lobo con piel de cordero. Su balance final en la liga regular ha sido de 41 victorias y 41 derrotas, terceros de su división y séptimos clasificados de la Conferencia Este.

Playoffs: fueron eliminados en primera ronda por Miami Heat por un resultado de 4-1, engañoso, ya que los Sixers pusieron en apuros a uno de los grandes favoritos al anillo tanto en casa como en Philadelphia, estando a punto de robarles el factor cancha en el primer partido de la serie. Sin embargo, los Beach Boys de los Heat acabaron siendo demasiado para los jóvenes cachorros de Philadelphia, para los que la clasificación para la postemporada ya era considerado el mayor de los éxitos.

Expectativas y conclusiones: sensacional año para Philadelphia, que ha conseguido redimirse de su desastrosa temporada anterior para volver a levantar pasiones en uno de los grandes centros baloncestísticos de los Estados Unidos. Nadie esperaba que se superaran con tan altas creces los nada agradables logros de la campaña anterior. Sólo se puede hablar de éxito esta temporada para los 76ers.

Jugadores destacados:

Andre Iguodala: desde la marcha del santo y seña de la historia de los Sixers junto con Julius Erving, Allen Iverson, Iguodala ha sido el jugador más destacado del equipo temporada tras temporada. Este año no podía ser menos, siendo siempre decisivo en los momentos candentes y dejando muestras de su gran talento una y otra vez.

Jrue Holiday: tras un año rookie muy decepcionante, merced a las lesiones, el ex de UCLA ha cuajado un gran segundo año en la NBA, logrando asentar su titularidad en el puesto de base y siendo uno de los puntales del equipo, tanto en la dirección de juego como en la anotación. Jugador muy prometedor a tener en cuenta.

Elton Brand: quienes decían que “Mr 20-20” estaba acabado se equivocaban. El ex de LA Clippers, entre otros, ha vivido una segunda juventud en esta temporada, volviendo a ser una fuerza bruta en la zona y un rival temible para sus pares, con buenas cifras anotadoras y reboteadoras (líder de Philadelphia en estos dos apartados estadísticos).

Jugadores decepcionantes:

Se lleva la palma Andrés Nocioni, que no ha contado demasiado en los esquemas de Doug Collins, logrando unas estadísticas indignas de un jugador con un palmarés como el suyo. Otro veterano de las canchas como Tony Battie tampoco ha salido demasiado bien parado este curso.

Rookies: parece que los Sixers tienen buen ojo en la lotería del draft. Siempre suelen reclutar a buenos jugadores universitarios, aunque este año el rookie elegido, Evan Turner, no ha tenido un papel demasiado destacable, pese a su mejoría en los playoffs.

The Coach: Después de muchos años sin entrenar y de dirigir a vestuarios tan comprometidos como el de los Chicago Bulls de finales de los 80, los Detroit Pistons de mediados de los 90 o los Wizards de las últimas temporadas de Jordan, Doug Collins regresó a los banquillos NBA y lo hizo a lo grande, sorprendiendo a propios y a extraños clasificando para la postemporada a Philadelphia cuando nadie creía en esa posibilidad,  logrando integrar sobremanera a los jóvenes del roster en sus esquemas de juego, dándoles una capital importancia.

Futuro: Philadelphia debe intentar mantener en su plantilla al núcleo duro de la misma, especialmente a los prometedores jóvenes que en ella habitan, e intentar dar un paso más en sus aspiraciones para alcanzar cotas mayores pronto. También debería plantearse recuperar para la causa baloncestística a un jugador como Andrés Nocioni, que podría aportar mucho más de lo aportado hasta ahora, si es que el argentino sigue en el equipo.

New Jersey Nets:

Regular Season: los Nets no logran salir del abismo de los últimos puestos de la liga desde hace varias temporadas. El traslado de la franquicia al barrio neoyorkino de Brooklyn el próximo curso es el principal centro de atención de los Nets, ya que los resultados siguen sin acompañar. La compra del equipo por parte del millonario ruso Mikhail Prokhorov dio un soplo de aire fresco al equipo, llegando a sus filas procedente de los Utah Jazz uno de los mejores bases de la NBA, Deron Williams. Aun así, el rendimiento de la plantilla siguió en la misma línea, concluyendo el año con un balance de 24 victorias y 58 derrotas, mejorando en 12 victorias el registro anterior, siendo terceros de división y cuarto equipo por la cola de la Conferencia Este.

Playoffs: no clasificados.

Expectativas y conclusiones: el objetivo claro de Nueva Jersey era mejorar los resultados de la desastrosa campaña anterior, cuando sólo consiguieron 12 victorias por 70 derrotas. Eso se ha logrado, pero la imagen de los Nets sigue dejando mucho que desear, aunque este año haya habido equipos mucho peores que ellos. Es ésta una franquicia claramente abocada al futuro, a la que todavía le queda, a grosso modo, mucho para volver a ser lo que fue a comienzos de siglo.

Jugadores destacados:

Deron Williams: al base natural de West Virginia le ha tocado bailar con la más fea esta temporada. Su salida de Utah, debido a problemas personales con el entrenador Jerry Sloan, un equipo que tampoco pasa por su mejor momento, y su fichaje por los Nets, un equipo perdedor y todavía más a la deriva, han hecho de su temporada un calvario en lo deportivo. A nivel individual, ha sido el mejor jugador de Nueva Jersey, sin resentirse sus estadísticas.

Brook López: otro de los líderes de los Nets desde que llegó al equipo hace dos temporadas. Ha sufrido un año irregular, pero sigue siendo importantísimo, tanto dentro como fuera de la cancha. Su poderío en la zona siempre es capital para que los Nets logren imponerse en el marcador.

Anthony Morrow: para ser un sophomore (jugador de segundo año), ha entrado pronto dentro del grupo de jugadores más destacados de su equipo. Toda una amenaza desde el perímetro.

Jugadores decepcionantes:

Mencionamos aquí a los tres rookies del equipo (Sundiata Gaines, Damion James, Ben Uzoh) que han tenido una participación testimonial esta temporada.

The Coach: los Nets son un equipo actualmente más centrado en su futuro que en su presente, y así parece estar estructurada la plantilla. Avery Johnson, quien ya llevó a los Dallas Mavericks a rozar la gloria con la punta de los dedos, parece un entrenador muy capaz para conseguir mejorar la situación en Nueva Jersey, aunque a medio-largo plazo si el roster de los Nets no varía demasiado.

Futuro: ahí tienen puestas todas sus esperanzas los New Jersey Nets, sobre todo en lo referente a su traslado a Brooklyn la temporada que viene. Deben intentar mantener en la plantilla a Deron Williams (veremos si lo consiguen, es complicado) y también a Brook López, al que seguro que no le faltarán novias. No estaría mal que mejoraran algunas de sus posiciones titulares y también algunas de las suplentes. Se supone que el dinero ya no les falta, asi que deben invertirlo lo mejor posible si quieren dejar de ser un equipo perdedor y aspirar a algo más.

Toronto Raptors:

En el único equipo no estadounidense de la mejor liga de baloncesto del mundo prosiguen las malas noticias. Han regresado a  la cola de la liga, y ya son 3 temporadas consecutivas sin lograr el billete de ida a los playoffs. Se ha bajado mucho el nivel respecto a la anterior temporada, aunque algunos jugadores de la plantilla del equipo canadiense hayan mejorado sus prestaciones. El balance final de los Raptors ha sido de 22 victorias y 60 derrotas, últimos de su división y poseedores del 3º peor récord de la NBA (2º por la cola en el Este).

Playoffs: no clasificados.

Expectativas y conclusiones: la principal meta de Toronto esta temporada era volver a la postemporada, luchar por el título. Sin embargo, la cruda realidad despertó del sueño a los canadienses bien pronto. El buen hacer de los grandes jugadores del roster raptor (Calderón, Bargnani, DeRozan, Kleiza) no sirvió para mejorar, sino para empeorar, los resultados cosechados en la campaña anterior, cuando el equipo se quedó en la antesala de los playoffs al arrebatarle Chicago la octava plaza del Este, que daba acceso a ellos, en el último momento, y tampoco ayudó demasiado la marcha del jugador franquicia de Toronto, Chris Bosh, de la que todavía no se han recuperado. Aun así, el futuro de la franquicia no tiene mal color ni mucho menos si las gestiones en el plano deportivo se realizan convenientemente.

Jugadores destacados:

Andrea Bargnani: a pesar de sus problemas con las lesiones este año, el primer europeo en ser número 1 del draft de la NBA sigue comandando el barco de los Raptors y sus números no se resienten. Quizá su ausencia durante gran parte de la temporada sea el principal motivo por el que Toronto no está entre los 8 mejores equipos de la liga este curso.

José Manuel Calderón: el base español ha completado una de sus mejores temporadas en la NBA, siendo uno de los jugadores más destacados en su posición de la Conferencia Este. Ha sabido dirigir al equipo con mesura, con muy buenas cifras de asistencias. Las lesiones fueron, por fin, clementes con el de Villanueva de la Serena tras las muchas penurias que le han hecho pasar una temporada sí y otra también.

DeMar DeRozan: el escolta de segundo año aprovechó al máximo la lesión del mejor jugador raptor, Bargnani, para explotar todo su potencial y reinvidicarse como uno de los mejores jóvenes de la liga. Ya es uno de los iconos del equipo y ha demostrado ser un gran anotador y todo un experto en el siempre complicado arte del mate.

Jugadores decepcionantes:

Casi todos los suplentes de los Raptors son jugadores que no aportan ese plus de intensidad necesario para suplir a los titulares. Hay pocas excepciones a esta regla (Amir Johnson, Jerryd Bayless, Reggie Evans).

Rookies:

Ed Davis y Solomon Alabi  han sido los novatos de la nómina raptor este curso. El primero ha jugado  bastantes minutos y su aportación ha sido satisfactoria, mientras que el segundo casi no ha gozado de oportunidades esta temporada.

The Coach: Jay Triano no ha tenido un curso fácil al frente de los Raptors, teniéndose que adaptar a situaciones complicadas (la marcha de Bosh, la prolongada ausencia de Bargnani por lesión) con muchas dificultades. Sus jugadores de mayor entidad han dado la talla, pero todavía hace falta más unión en el vestuario y en la cancha para hacer frente a retos mayores.

Futuro: lo fundamental ahora mismo en Toronto es olvidar de una vez por todas a Chris Bosh. Después, no estaría mal bucear en el mercado europeo a la hora de los fichajes, la europeización es un concepto muy valorado en esta franquicia desde hace varias temporadas. Este objetivo debe ir unido al de reforzar el banquillo, ya que el cinco inicial raptor es bastante sólido.

Este artículo también puede encontrarse en la sección NBA de Basketme.com.

Anuncios

Un pensamiento en “Análisis de la NBA 2010/2011: Conferencia Este (Atlantic Division)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s