La selección española de baloncesto accede a su sexta final en 11 años y obtiene la clasificación para Londres 2012


Estos chicos han sido campeones del mundo, subcampeones olímpicos y campeones de Europa. Forman parte de una verdadera familia, una piña, un grupo humano lleno de cuantiosos y genuinos valores. Hoy podemos decir que la selección española de baloncesto ha vuelto a conseguirlo. Será su sexta final del siglo XXI, el último partido del torneo en el que España se ha sentido más cómoda durante los últimos 11 años: el Eurobasket (3 finales disputadas, con 1 oro y 2 platas como recompensa). No obstante, hoy también se jugaba una final y España ha obtenido como premio por su victoria ante Macedonia (92-80) el billete directo para disputar los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Casi nada.

Sin embargo, no ha sido una empresa fácil llegar hasta la final del torneo continental. El equipo sólo ha perdido un encuentro en el campeonato (ante Turquía y con el pase a la segunda fase ya garantizado), pero ha tenido que practicar un gran baloncesto para imponerse a sus distintos rivales. Varios equipos han sufrido la furia española en sus carnes de manera fulminante (Serbia, Lituania, Francia, Eslovenia), aun siendo algunos de ellos integrantes de la “créme de la créme” del baloncesto europeo. España arrasó en la primera y segunda ronda (24 equipos dan para mucho juego) del campeonato, alternando buenos partidos con otros peores, pero también resultones. Los hermanos Gasol y Juan Carlos Navarro han sido los hombres más destacados entre los pupilos de Sergio Scariolo en los 10 partidos disputados por nuestra selección en Lituania.

Los expertos y los no tan expertos veían a España jugando por las medallas con total seguridad. Lo que nadie se esperaba era que un equipo como Macedonia, lleno de jugadores desconocidos para el gran público (salvo McCalebb e Ilievski), lograra colarse entre los 4 mejores equipos del Eurobasket y, por consiguiente, en el Preolímpico de Londres. Finalmente, el portentoso logro alcanzado por una de las antiguas repúblicas de la extinta Yugoslavia ha sido realmente meritorio. Pusieron en muchos aprietos a un equipo muy superior (sobre el papel) con un juego en equipo de 10, una circulación de balón ídem de ídem, perfectas penetraciones en la zona y un buen porcentaje desde el triple. España no pudo cantar victoria hasta los dos últimos minutos de partido. Tuvo enfrente a su rival más exigente del campeonato hasta la fecha. El milagro de Macedonia fue posible gracias a una perfecta sintonía entre los integrantes del grupo, un entrenador que  ha sabido coordinar sus recursos a la perfección durante toda la competición y una garra superlativa. ¿Un espejo en el que mirarse? Yo diría que España cumple muchos de esos requisitos.

En definitiva, volvemos a pelear por los metales. El Mundial de Turquía sólo fue un breve inciso, un mal sueño, antes de que los chicos del BA-LON-CES-TO español regresaran al lugar que les corresponde por derecho: el podio; allí estarán el domingo (20:00 horas, Francia, LaSexta). Y volveremos a sentirnos orgullosos de ellos, por su juego y por su calidad humana.


FOTOS: Marca.com

VÍDEO: FEB.es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s