Burgos finiquita el liderato del Knet & Éniac Clavijo (76-90)


·Los locales mantuvieron el partido igualado hasta la segunda parte ·El rebote, los puntos en la zona y el tiro exterior, argumentos de la victoria burgalesa ·El Clavijo intentó acabar con el dominio visitante en los últimos minutos, pero no lo consiguió

El Knet & Éniac Clavijo ya no lidera la clasificación de la liga Adecco Oro al haber sido derrotado por el Autocid Ford Burgos en el Palacio de los Deportes de Logroño (76-90). Los locales no consiguieron controlar algunos de los aspectos fundamentales del juego, como el rebote o el tiro exterior. Nunca propusieron dificultades bajo canasta a los burgaleses, otro fundamento para la victoria del conjunto dirigido por Andreu Casadevall.

El encuentro presentó a ambos equipos poco proclives al fallo en su primer acto. El Clavijo, sustentado por una excelente defensa, conseguía la primera ventaja importante del partido (13-8). Se asistió a un primer cuarto “faltón”, en el sentido de que se cometieron infinitud de personales. Esto fue debido a que ninguno de los dos equipos defendía su canasta con convicción. Burgos consiguió muchos de sus puntos en este cuarto desde el tiro libre, liderando el marcador por primera vez gracias a ello (15-16, 02:41). Los burgaleses basaban su baloncesto en anotar múltiples puntos en la zona, donde más sufría el Clavijo en defensa. No obstante, ninguno de los dos equipos era mariscal del partido, con un resultado de 21-20 tras la primera bocina final.

 

El Knet & Éniac no perdió su talante sufridor en defensa durante el segundo periodo, pero mantuvo la compostura en ataque. Los burgaleses desplazados a la capital riojana abuchearon descaradamente las decisiones arbitrales desfavorables a sus colores en este cuarto. Los visitantes atinaban bien con sus fusiles desde el triple. Mientras, el equipo local sobrevivía a las subidas de tensión del rival con un buen rendimiento en el rebote ofensivo, habilidad compartida por los visitantes (29-25). Un triple de David Mediano colocaba un animoso 34-29 favorable al Clavijo en el marcador. Burgos contraatacó sacando de sus casillas (de juego) a los dos referentes interiores logroñeses, Shane Lawal y Alex Chubrevich (3 faltas en 2 cuartos). Ninguno de los dos técnicos estaba demasiado satisfecho con la labor arbitral y así se lo hicieron saber a los colegiados, con técnica incluida para Jesús Sala, entrenador local. Burgos manejó con inteligencia la desfachatez defensiva del Clavijo (36-41) y también su concatenación de fallos desde el triple. Se llegó al descanso con un parcial de 36-43 favorable a Burgos, que apostó fuerte por atacar el punto menos exitoso del Clavijo en el partido (la defensa zonal) y ganó la puja. Mediano y el dúo de pívots burgaleses Phillip-Tillman fueron los generales de sus equipos en los primeros 20 minutos de encuentro.

 

El reconfortante parón no fue tal para el Clavijo, que siguió pecando de los mismos males de manera aún más acentuada en la segunda mitad. En el combate por el rebote también salió victorioso Burgos, que ya gobernaba el partido con ventajas de 8-10 puntos. El Clavijo se mutilaba asimismo mediante las faltas cometidas por la incapacidad de acabar con la sangría de penetraciones interiores de Burgos (49-63). Los castellano-leoneses aprovechaban con picardía cada fallo del contrario y finalizaban el tercer cuarto con una tranquilizadora ventaja (54-67).

 

Jeff Bonds y Matt Witt intentaron galvanizar a sus compañeros en los diez últimos minutos de juego, mas la llaga parecía ya demasiado dolorosa. No lo era tanto, ya que se produjo un repentino shock en el encuentro. Este hecho condujo a una pequeña reacción del Clavijo, pese a la eliminación de Lawal por faltas. Un triple de Witt y varios puntos consecutivos de Juan Herrero conseguían que el Clavijo volviera a mirar a los ojos a los visitantes (70-74, 05:43). Sin embargo, varias decisiones arbitrales discutibles difuminaron las esperanzas de los pupilos de Sala. Burgos venció por 76-90.

A pesar de la garra y la competitividad del Clavijo, Burgos mostró mayor clarividencia  en los aspectos más elitistas del juego. Es lógico que el club riojano no pueda rebatir los postulados de los maestros de la categoría durante su primera experiencia en la LEB Oro. Para consuelo del respetable, el equipo local no desistió hasta que la victoria se tornó en algo completamente ilógico.

Knet & Éniac 76: Bonds (20), Arévalo (6), Lawal (4), Witt (15), Herrero (12) -quinteto inicial- Mediano (9), Chubrevich (1), Mejeris (3) y Quique Suárez (6).

Ford Burgos 90: López (17), Castro, Phillip (17), Tillman (17), Ross (7) -quinteto inicial- Huertas (13), Aguilar (2), Vinicius (17) y Duarte.

Parciales: 21-20, 36-43 (descanso), 54-66 y 76-90 (final).

Árbitros: López Luis y Quintas. Excluyeron por cinco personales al local Lawal.

Incidencias: unas 1.400 personas en el Palacio de los Deportes, con una gran afluencia de aficionados burgaleses (unos 200). Los jugadores locales saltaron al parqué vistiendo una camiseta de apoyo a su compañero David Mesa (ÁNIMO SUPERMAN), que se perderá varios partidos de liga por una lesión en el hombro.

INFORMACIÓN ESTADÍSTICA: Rioja2.com.

FOTOGRAFÍAS: Jonatan González.

Esta crónica también puede encontrarse en Basketme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s