Leo, ya no nos sorprendes


Ha hecho las delicias de futboleros y amantes del deporte. Ha recibido el reconocimiento de entrenadores, compañeros de profesión y periodistas. Ha batido varios récords de precocidad en el fútbol y ha ganado casi todos los títulos destacados que existen en este deporte. Ayer se convirtió en el máximo goleador de la historia del FC Barcelona (234 dianas) y en el jugador que más goles ha marcado en una temporada de la Liga española (54 hasta el momento). El argentino Lionel Messi sigue haciendo méritos para ser considerado el mejor futbolista de la historia.

Su facilidad para lograr el gol, momento culmen de todo encuentro futbolístico, es innegable. Leo hace magia con el balón en los pies. Posee el aura que hace irrepetible a un deportista, como la poseyeron Jordan,  Carl Lewis, Pelé,  Severiano Ballesteros o Nadia Comaneci. Messi no deja a nadie indiferente. Su condición de “mejor futbolista del planeta” no es opinable. ¿Hay alguien que no disfrute con el juego de este auténtico maestro del balompié? Messi es rápido, creativo y eficiente. Muchos opinan que el argentino no es el mismo cuando Xavi e Iniesta no le acompañan en sus peripecias. Quizá sea cierto, pero Messi no pierde corona, cetro y trono cuando eso sucede. Los genios muestran su vulnerabilidad a veces, pero no dejan de atesorar ni un ápice de su genialidad.

“La Pulga” Messi es pequeñita, pero matona. Esa pequeñez también queda realzada en su personalidad. Messi es una persona humilde y agradable. La timidez del rosarino es patente.  Leo ha conseguido todo lo potencialmente deseado por cualquier persona que anhele convertirse en futbolista profesional, pero sus logros no le han cambiado. Eso hace al jugador del Barça y de la selección argentina todavía más modélico: el futbolista/yerno perfecto, el deportista y el hombre que se hizo a sí mismo superando unos orígenes humildes, el ídolo de grandes y pequeños, alguien que conjuga deporte y valores a la perfección.

¿Hasta dónde puede llegar Leo si incluso supera sus propios récords? Nadie lo sabe. El talento de este deportista no tiene fin. No hay un tope para sus posibilidades. Al joven Lionel le queda mucha carrera deportiva por delante, pero el factor sorpresa ya no está de su lado. Es lo que tiene ser una divinidad deportiva. Todos saben a quién tienen delante cuando se enfrentan a ti. Todos son conscientes de lo que eres capaz. Todos esperan de ti lo máximo posible. Por muchos logros futuros que consigas, ya no nos sorprendes, Leo. Dejaste de hacerlo hace mucho tiempo, para bien o para mal.

FOTO: Cinco Días.

VÍDEO: YouTube (vía Qué).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s