Mis 12 protagonistas de Londres 2012


1. Michael Phelps. El indiscutible rey de los Juegos Olímpicos por tercera ocasión consecutiva. El nadador estadounidense se convirtió en Londres en el deportista olímpico con más medallas de la historia (22), superando a la gimnasta ucraniana Larisa Latynina (18). No fueron los mejores Juegos del nadador natural de Baltimore, pero su rendimiento en la piscina fue lo suficientemente notable como para acrecentar aún más el aura de su leyenda. Phelps conquistó 6 medallas: 4 oros (4×200 estilos, 200 m estilos, 100 m mariposa y 4×100 estilos) y 2 platas (4×100 estilo libre y 200 m mariposa). El 4 de agosto de 2012, el mundo asistió al último baile de “El Tiburón” sobre el agua. Se retiró como todos desearían hacerlo: en la cumbre. 18 oros, 2 platas y 2 bronces como legado para la competición deportiva más lustrosa del planeta. Deja el deporte el mejor nadador de la historia, el deportista olímpico más glorioso. Las piscinas llorarán litros de cloro por su pérdida. El hombre al agua aferrado. We will miss you, Michael.

2. Usain Bolt. El Estadio Olímpico de Stratford se sintió templo de la tormenta por unos instantes. El culpable fue un auténtico rayo sobre la pista, como su propio apellido indica: Bolt. El eléctrico jamaicano repitió el triplete de Pekín, llevándose el oro en 100, 200 y 4×100 m. Muchos daban por vencido a Usain antes de tiempo. Se barruntaba que tanto él como Phelps serían superados por sus compatriotas y némesis Yohan Blake y Ryan Lochte, respectivamente. Nada más lejos de la realidad. El discípulo de Glen Mills es el único atleta tras Carl Lewis en repetir triunfo en el 100 (por algo le llaman “el nieto del viento“), pero sus hazañas no acaban ahí: ha sido campeón de los 100, 200 y 4×100 metros lisos en dos ediciones olímpicas consecutivas, un hito al alcance de muy pocos. Sus 6 oros entre Pekín y Londres sólo son superados por otro atleta, el estadounidense Ray Ewry (8 preseas doradas entre los Juegos de 1900 y 1908). Nadie puede parar a Usain Bolt, el hombre que se codea con los rayos, los truenos y las centellas.

3. Andy Murray. El tenista británico nunca había conseguido alzarse con la victoria en un gran torneo. Los tres grandes espadas del tenis mundial (Federer, Djokovic y Nadal) se lo habían impedido. Murray sabía que no podía dejar pasar la oportunidad de llevarse el oro olímpico en casa, en las pistas de Wimbledon, ante su público. Por eso, nada le amedrentó, ni siquiera el hecho de tener delante en la final a Roger Federer. El suizo tan sólo necesitaba el triunfo en unos Juegos Olímpicos para haberlo ganado absolutamente todo en su carrera. Tendrá que aguantar hasta Rio 2016 si quiere el Golden Slam. Murray pudo con la exquisitez técnica de Federer y se llevó uno de los oros más deseados por Gran Bretaña y también uno de los más sorprendentes. Por fin, se hizo justicia con el escocés, que se convirtió en el primer británico en llevarse la victoria en el torneo olímpico individual de tenis desde Josiah Ritchie (Londres 1908).

4. David Lekuta Rudisha. El dominador absoluto de la disciplina atlética de 800 metros no podía irse de vacío de Londres. Rudisha logró el oro y también el récord mundial y olímpico de la distancia, con un estratósferico tiempo de 01:40:91. Tal hazaña del atleta keniata (hacía 36 años que nadie batía el récord mundial de la prueba en una final olímpica) le ha valido para ser considerado el mejor ochocentista de la historia. El nivel de la final fue altísimo, con 7 plusmarcas personales, 3 nacionales y 2 mundiales. Otro keniata, Timothy Kitum, logró el bronce. Por segunda edición olímpica consecutiva, un país conseguía que al menos dos de sus deportistas se subieran al podio de los 800, algo que no sucedía desde 1904.

5. Shin Lam. La tiradora de esgrima surcoreana protagonizó una de las imágenes de los Juegos. En la semifinal de Espada que le enfrentaba a la alemana Britta Heidemann, vigente campeona olímpica, sucedió algo inaudito. Los jueces, inexplicablemente, decidieron alargar un segundo más el combate a su conclusión (empate a 5) porque consideraron que las tiradoras no estaban haciendo lo suficiente para finiquitar el enfrentamiento. La decisión acabó siendo fatal para Lam, ya que Heidemann ejecutó un rápido tocado que le clasificó para la final olímpica . Las protestas de la surcoreana no fueron escuchadas y sus lamentos sentada en la pista del Excel Center londinense  se prolongaron durante más de una hora. Acabaría perdiendo el bronce ante la china Sun. La amarga frustración de Lam ya es historia de los Juegos Olímpicos.

6. Chris Hoy. El escocés logró convertirse en el hombre con más medallas olímpicas de la historia en ciclismo en pista, igualado con el ganador del Tour de Francia 2012, Bradley Wiggins. Los dos oros conseguidos por Hoy en el Velódromo de Londres (equipos y keirin) hacen todavía más acertada la distinción de “Sir” que en su día le concedió la reina Isabel II. Siete medallas en cuatro Juegos Olímpicos (seis oros y una plata) para convertirse en toda una leyenda de los velódromos.

7. Missy Franklin. La nadadora estadounidense participaba en 7 pruebas, consiguiendo medalla en cinco de ellas: 4 oros (100 m espalda, 4×200 estilo libre, 200 m espalda y 4×100 estilos) y un bronce (4×100 estilo libre). Lo más sorprendente es la precocidad con la que ha conseguido ser la mejor nadadora de los Juegos de Londres: 17 años. El futuro no puede ser más prometedor para Franklin.

8. Mo Farah. El atleta nacionalizado británico consiguió en Londres un logro del que muy pocos hombres se pueden jactar a lo largo de la historia: el doblete en 5.000 y 10.000 metros. Su primer oro llegó en la segunda prueba, consiguiendo el primer oro británico en una disciplina de fondo en 104 años. Una semana después, el atleta de origen somalí se hizo con el triunfo corriendo la mitad de distancia y realizando el último mil más rápido de la historia olímpica (2:25.20). Farah ya es una leyenda viva del atletismo, integrante de un prestigioso club de dobles vencedores en 5.000 y 10.000 al que también pertenecen Kenenisa Bekele, Hannes Kolehmainen, Emil Zatopek, Vladimir Kuts, Lasse Viren y Miruts Yfter.

9. Im Dong-Hyun. Este arquero surcoreano reclamó la atención del mundo la mañana del 27 de julio de 2012, el día de la inauguración de los Juegos. Hyun consiguió batir aquel día dos récords mundiales del tiro con arco: el de puntos individuales de 72 flechas (699) y el de puntos por equipos de 216 flechas (2087). Lo más asombroso con respecto al logro de este arquero es que es oficialmente ciego. Hyun sólo posee un 10% de visión y únicamente puede distinguir las dianas por sus colores. A pesar de su discapacidad visual, ha conseguido tres medallas olímpicas a lo largo de su carrera: el oro por equipos en Atenas y en Pekín y el bronce en Londres.

10. Nicola Spirig y Lisa Norden. Estas dos triatletas protagonizaron uno de los momentos más emocionantes y polémicos de Londres 2012. Tras 1’5 kilómetros a nado, 40 kilómetros en bicicleta y 10 kilómetros de carrera a pie, Spirig (Suiza) y Norden (Suecia) cruzaron a la vez la línea de meta de Hyde Park. Fue la foto-finish la que dictaminó que el oro de la prueba le correspondía a Spirig. La reclamación oficial de Norden no surtió efecto y la sueca tuvo que conformarse con una agridulce medalla de plata. Nunca se vio una llegada más igualada en el triatlón.

11. Shelly-Ann Fraser. Esta atleta jamaicana de tan sólo 1’52 metros de altura logró el oro en la final femenina de los 100 metros lisos más rápida de la historia. La vencedora consiguió un tiempo de 10.75 segundos, 12 décimas más rápido que el tiempo promedio de las 8 finalistas (10.87 segundos). Fraser necesitó 51 zancadas para imponerse a sus rivales y se convirtió en la tercera mujer que consigue repetir triunfo en el 100 en dos ediciones consecutivas de los Juegos Olímpicos, tras Wyomia Tyus y Gail Devers. Otro dato curioso es que la jamaicana es la mujer más baja en imponerse en una final de 100 m de toda la historia olímpica.  La plata fue para la estadounidense Carmelita Jeter (10.78) y el bronce se lo llevó otra velocista jamaicana, Veronica Campbell-Brown (10.81).

12. USA Basketball. La selección de baloncesto de Estados Unidos se colgó el oro por segunda edición olímpica consecutiva. Sólo hubo un rival en el torneo que pareció capaz de acabar con el sueño dorado de los chicos de Mike Krzyzewski: España. Los chicos de oro del baloncesto español plantearon una dura batalla a los yankees en la final, pero los norteamericanos acabaron imponiéndose por inercia, como suele suceder. Su físico, su talento y su garra son mayores que los de cualquier otra selección baloncestística del planeta. Poseen a los mejores anotadores, reboteadores y asistentes del momento, manejan un porcentaje de acierto estratosférico desde el triple y su hambre de victoria es insaciable. Abreviando: jugadores de Playstation, como diría aquél. 14º medalla de oro olímpica para un equipo que tan sólo superó estadísticamente en un aspecto del juego (rebotes) a la selección estadounidense con la que tanto se le ha comparado: el inolvidable Dream Team de Barcelona 92.

DATOS: Perarnau Magazine, Wikipedia y Google.

FOTOS: London 2012 y AFP.

Anuncios

Un pensamiento en “Mis 12 protagonistas de Londres 2012

  1. Yo no puedo dejar de nombrar a Oscar Pistorius. No han sido unos JJOO exitosos en lo deportivo para él, pero la muestra de superación personal ha sido uno de los mejores ejemplos que el deporte ha dado en los últimos años.

    Tampoco se puede nombrar a todos, pero en un supuesto banquillo, dejaría como protagonistas reserva a Liu Xiang, Félix Sánchez o Ye Shiwen.

    Eso sí, tu top 12 es más que válido 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s