La persistencia de la humildad


De la nada al todo en tan solo 9 años de existencia. El periplo llevado a cabo por el Naturhouse La Rioja para instalarse en la élite del balonmano español ha sido duro, pero los obstáculos se han solventado con trabajo, ilusión y, sobre todo, con la mayor de las humildades. La historia del club deportivo riojano de mayor caché en la actualidad no podría haberse escrito sin mirar a la grandeza desde la más profunda admiración. El equipo franjivino no desterró el desparpajo de su lista de cualidades necesarias para alcanzar la gloria, pero siempre intentó erradicar cualquier aire de superioridad innecesario para que sus aspiraciones no quedaran encerradas en un idílico “cuento de la lechera”. La humildad se mantuvo vigente, impasible ante todo cambio. Sin ella, el Naturhouse La Rioja nunca habría alcanzado la tercera plaza que posee a día de hoy en la liga Asobal.

Todo comenzó en 2003, cuando un grupo de logroñeses aficionados y practicantes del balonmano creó el Club Balonmano Ciudad de Logroño. El equipo comenzó su andadura en Primera División Nacional y ya en su primer año de vida consiguió clasificarse para la fase de ascenso a la segunda categoría del balonmano nacional, la División de Honor B. El proyecto del club era muy ambicioso, como demostró el hecho de que un técnico con experiencia previa en Asobal dirigiera al equipo desde su nacimiento (Alberto Suárez) y también el gran apoyo institucional que recibió la entidad. La empresa bodeguera Darien fue quien más apostó por el Ciudad de Logroño durante sus primeros años de existencia.

DOCU_RIOJA

A pesar de que aquella temporada 2003/04 no se consiguió el ascenso deportivo a División de Honor B, el hito sí pudo lograrse a través de los despachos gracias al FC Barcelona, que cedió su plaza en la categoría al conjunto franjivino. Fue en aquel momento cuando llegaron a Logroño jugadores históricos del equipo, como Gurutz Aguinagalde, Ángel Romero o Isaías Guardiola. Tras un primer año de adaptación a la liga, el por aquel entonces Darien Logroño cuajó un año inolvidable en la temporada 2005/06, concluyendo segundo en la clasificación del campeonato y logrando el anhelado ascenso a la liga Asobal junto con el Balonmano Antequera. La llegada a una de las ligas más potentes del balonmano mundial se resistió hasta la penúltima jornada, cuando un empate ante Villa de Aranda (28-28) certificó una ventaja final de dos puntos con respecto al tercer clasificado de la tabla, Pozoblanco. La gesta tuvo lugar un 6 de mayo de 2006 ante un repleto Palacio de los Deportes riojano.

El primer año del Ciudad de Logroño en la Asobal fue de asentamiento. La permanencia no se certificó hasta el último partido y los agobios de un hipotético descenso se llevaron por delante a Alberto Suárez, que fue destituido a mitad de temporada. El banquillo del club pasaría a estar ocupado por ‘Jota’ González el siguiente curso. González, exprofesor de Matemáticas, había sido discípulo de Juan Carlos Pastor (campeón del mundo, subcampeón europeo y bronce olímpico como técnico de la selección española de balonmano) en Valladolid durante una década. Los primeros compases del entrenador pucelano en Logroño fueron complicados, pero poco a poco ‘Jota’ se fue ganando la confianza de todos gracias al juego rápido en ataque y sereno en defensa que logró imponer en el equipo. Aquella temporada 2007/08 la permanencia no fue un problema, lográndose un undécimo puesto en la clasificación. El extremo noruego Havard Tvedten fue la estrella del Ciudad de Logroño (que pasó a denominarse Naturhouse La Rioja aquel año) durante las dos primeras temporadas de los franjivino en la división dorada del balonmano español.

Naturhouse-BM-Aragon-Foto-Fernando-Diaz_2

Las metas del Naturhouse fueron creciendo poco a poco. Cada vez se jugaba más de tú a tú a los grandes equipos, el Palacio de los Deportes se convirtió en uno de los pabellones más complicados de la Asobal y comenzaron a conseguirse victorias en pabellones harto complicados antaño. Los Beláustegui, Velasco, Guardiola (Gedeón e Isaías) y Stojanovic, entre otros, fueron los culpables de la histórica séptima plaza del conjunto franjivino en la temporada 2008/09, que posibilitó la primera participación del club en una competición europea: la Copa EHF. El Naturhouse se superaría a sí mismo en 2010, llegando hasta las semifinales europeas (fue apeado de la final por el Lemgo alemán) y conquistando un brillante quinto puesto en liga (tope histórico del equipo hasta la fecha). La guinda del pastel fue la participación del conjunto riojano en su primera Copa del Rey.

Nuevos jugadores llegaron al equipo y algunos históricos de la entidad dijeron adiós, pero el hambre y la ilusión del Naturhouse permanecieron intactas. Se volvieron a alcanzar las semifinales de la Copa EHF (2011) y la clasificación para  la Copa del Rey (2012), pero el conjunto riojano sufrió un cierto bajón de juego en las dos últimas temporadas. Hombres como Garabaya, Juárez, Parra, Tioumentsev o Víctor Hugo López lideraron los últimos proyectos de un Ciudad de Logroño que prometía mucho sobre el papel, pero que no acababa de cumplir todas las expectativas depositadas en él. La progresión continuaba, pero faltaba un pasito para codearse del todo con los ‘cocos’ de la competición.

Parece que ese paso se ha dado en la presente temporada, séptima del Naturhouse en Asobal. El conjunto franjivino vive el mejor inicio liguero de su historia, habiendo conseguido 12 de 16 puntos posibles hasta ahora (8 victorias y 2 derrotas) y a tan solo dos victorias de distancia de Atlético de Madrid y Barcelona. A pesar de todo, la tercera plaza no ha cambiado al Ciudad de Logroño. El club sigue siendo el mismo que comenzó su andadura en Primera División Nacional hace casi 10 años y ha recogido con gratitud tiempo después el fruto del encomiable esfuerzo realizado durante toda su trayectoria.

Logroño se ha ganado con creces el respeto y la admiración de la liga Asobal. Quizá este reconocimiento colectivo se deba a que hay una cualidad atesorada por el equipo riojano que se ha mantenido inalterable al paso del tiempo y que ha sido pilar básico de su subsistencia y eje fundamental de su filosofía: la humildad.

 

Este artículo fue publicado en el número 10 de la revista Quality Sport.

 

FOTOS: LaRioja.com y CB Ciudad de Logroño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s