El Sanedrín de Muchodeportivo: final de Champions League


Al fin llega la ansiada final de Champions League en la que el fútbol español estará representado por partida doble: Real Madrid y Atlético de Madrid. Por eso, es tiempo de previa y opinión de la mano de un servidor y de nuestras firmas invitadas en nuestro Sanedrín. El nuevo campeón de Europa será madrileño y hablará castellano.

final-champions-league-2014

El autor

El gran protagonista de la segunda final española en la historia de la Champions League es sin duda Madrid. La capital española vivirá una noche de gala gracias al duelo que enfrentará a Real Madrid y Atlético de Madrid en la vecina Lisboa. Curiosamente, cuando el árbitro pite el inicio del partido se cumplirán 14 años de la anterior final de Liga de Campeones monopolizada por el fútbol español. Real Madrid y Valencia se disputaron el título continental también un 24 de mayo, pero del año 2000. Los blancos acabaron imponiéndose por 3-0.

No parece fácil que el Real iguale en esta ocasión el abultado registro goleador de sus antecesores. Enfrente tendrá a un Atlético que, como aquél Valencia de Cañizares, Mendieta y ‘Piojo’ López entre otros, llega con la moral por las nubes al encuentro por el título europeo. Su fascinante periplo en las rondas previas de la competición obliga a soñar con la victoria a la afición colchonera, aún más optimista si cabe tras el merecido título liguero.

El estado físico de dos hombres clave como Diego Costa y Arda Turan es la única incertidumbre de un equipo que parte con ventaja en cuanto a sensaciones en esta final. Jugar hasta las últimas consecuencias y aprovechar toda ocasión posible (en especial contragolpes y balón parado) serán las máximas a seguir por los gladiadores del Cholo Simeone. Él es el gran artífice de la catarsis rojiblanca y el corazón de ese sentimiento, esa manera de vivir que transmite el Atleti. Las pupas ya quedan muy atrás.

Por otra parte, el Real Madrid será quien tenga la experiencia de su lado en esta batalla. A los de Concha Espina les contemplan nueve títulos de Copa de Europa en doce finales y no se veían en una oportunidad así desde 2002. Tal es la importancia que tiene para los blancos este evento que bien podría decirse que su errante caminar en Liga durante las últimas semanas se debe a Lisboa y a lo que allí suceda.

El Madrid ha cuajado su mejor temporada europea de los últimos años, de eso no hay duda. Ancelotti y los suyos parecen empeñados en acabar de una vez por todas con el mito de la décima Liga de Campeones y así se espera que lo demuestren en el campo. Si el rendimiento ofensivo del equipo es el de las grandes noches, el triunfo será más factible. Cristiano Ronaldo (también renqueante y al que acompañan Pepe y Benzema en la enfermería) será la gran esperanza blanca en lo que a todas luces debe ser una gran fiesta de nuestro fútbol.

Ojalá el partido esté a la altura de este magnífico broche a la temporada. Si hay que elegir a uno de los dos me quedo con el Real Madrid, ya que ésta es la oportunidad que lleva esperando desde hace doce años y no debería dejarla escapar. No obstante, estoy convencido de que el Atlético tendrá sus opciones de victoria y las peleará como acostumbra.

Sixto Miguel Serrano (Canal Plus)

La final de Lisboa medirá dos estilos absolutamente diferentes. El Atlético es el ejemplo perfecto de lo que significa la palabra equipo. Un granítico bloque perfectamente entrenado y dirigido por Simeone y Burgos. Esfuerzo, solidaridad, trabajo y unión que, a través del tacticismo y la estrategia, encuentran el camino hacia el éxito.

El Real es otra historia. Mezcla de estrellas que buscan su lucimiento individual y que casi nunca forman un equipo de verdad. Pero si quieren, pueden, como demostraron aplastando al Bayern Múnich. Para superar al coriáceo Atlético, los madridistas tendrán que repetir el dibujo ante los alemanes (4-4-1-1 o 4-4-2) y emplearse con el mismo espíritu de sacrificio.

Yo no creo en las estrellas y sí en los equipos, pero ganará el Real Madrid. Tiene en su plantilla al único jugador que se sentiría muy cómodo en los dos equipos, el único que se adapta perfectamente a dos estilos tan antagónicos. Tan bueno como cualquiera de sus compañeros y tan trabajador como cualquiera de sus rivales. Juega como una estrella y trabaja como un peón. Veo a Ángel Di María ganando la décima Copa de Europa para el Real Madrid.

Rafael Sahuquillo (Radio Marca)

Es la primera vez que sucede en la historia de la Champions: este sábado dos equipos de la misma ciudad se enfrentan por el cetro continental. En Lisboa veremos caer la Décima del Madrid o la Primera del Atlético. Pase lo que pase, el Estadio del Benfica albergará una fiesta del fútbol español.

La experiencia en finales del Madrid ante el descaro y la capacidad competitiva de un equipo, el Atleti, que llega con el subidón de haber ganado la Liga 18 años después. Simeone juega al despiste con Costa, aunque con una micro rotura, el de Lagarto podría perderse la final. Cristiano ha estado a punto de perdérsela por culpa de su voracidad. Aún mermado, el de “Madeira” (aunque a veces parezca de acero) quiere levantar su primera Orejona de blanco. 12 años después, al Madrid se le presenta la oportunidad de ser otra vez campeón de Europa. El problema es que enfrente tendrá a un equipo al que Aragonés está guiando desde el cielo para tocar la gloria futbolística que el Bayern le arrebató hace 40 años. La suerte está echada. Abran juego. Lisboa fala español.

Fran Guillén (JotDown, ZoomNews. Autor de “Diego Costa. El arte de la guerra“)

Noventa minutos para tocar, al fin, la Décima y resulta que al Real Madrid le cae enfrente quizá el equipo más correoso y militar de los últimos tiempos. Justo el tipo de rival que nadie querría tener en lontananza en un momento tan peliagudo. Como el Vietcong, los soldados de Simeone no dudarán en tender mil emboscadas y forzar cualquier escabechina ante el todopoderoso Madrid de los Apache y el napalm. Con potencial de fuego sobrado a pesar de las bajas, los de Ancelotti deberán rezar porque, teniendo a Xabi Alonso en la grada, su cerebro de reemplazo esté a la altura de la cita. Los atléticos, partido a partido, están a sólo uno de ser los mejores colchoneros de todos los tiempos. Si no aparece antes un Schwarzenbeck blanco, alegre y risueño como las mocitas.

FOTO: Más por Más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s