Lucas Mondelo: “Tenemos medallas para rato siempre y cuando las jugadoras y las selecciones no olviden ser un equipo y una familia”


El entrenador catalán (Barcelona, 1967) revela en una informal conversación con MARCA Plus los entresijos de su trayectoria, en la que sobresale la exitosa gestión al frente de la selección femenina de baloncesto. Con “el yo al servicio del nosotros” por bandera, Mondelo aboga por aunar maestría en lo deportivo y en lo humano desde la banda.

Después de estos tres años llenos de éxitos con la selección absoluta femenina, ¿cuál es su balance?

La gente mantiene la misma ambición y ganas del primer día, sobre todo en cuanto a los conceptos de respeto a todos los rivales y egos al servicio del grupo. Tenemos la suerte de tener un núcleo duro todavía joven. Son grandes jugadoras y mejores personas. Por abajo, tenemos gente que va subiendo con calidad y alguna jugadora que estos años no ha podido entrar porque el nivel es muy alto, pero que lo puede hacer en cualquier momento. Aparte del oro europeo y de la plata mundial, hemos sido bronce en el EuroBasket, clasificándonos para el Preolímpico y perdiendo sólo un partido faltándonos la mejor jugadora del equipo: Sancho Lyttle. Además, varias chicas dieron un paso adelante y Astou Ndour, como debutante con 21 años, estuvo muy bien.

Aún están saboreando ese bronce continental, que no hubiese sido nada descabellado ver convertido en plata u oro. ¿Cómo ha visto a las suyas en el EuroBasket?

Han estado magníficas, de diez porque no les puedo poner un once. Han aguantado mucha presión externa con respecto a que había que conseguir algo, aunque siempre hemos sido un equipo modesto. Necesitamos trabajar mucho para poder ganar y las chicas han sido capaces de sobreponerse a todo eso, adaptarse y reinventarse. Todo el mundo ha puesto de su parte para amoldarse al juego de Astou, estando acostumbradas a Sancho. Se ha conseguido jugar un muy buen baloncesto. De hecho, diría que el mejor del torneo junto al de Serbia, a la que ganamos en el mejor partido del campeonato según la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto). Hemos mantenido el nivel de resultados y de juego.

Aunque Astou Ndour ha tenido el bautismo de fuego soñado, ¿considera que la historia del torneo habría sido distinta con Sancho Lyttle en sus filas?

A ciencia cierta, nunca se sabe. Le devuelvo la pregunta: ¿cree que España o Chicago Bulls estarían igual sin tener a Pau Gasol o a Michael Jordan?

Hombre, se notaría.

Pues eso, se notó. Y hablamos de un equipo que ha ganado nueve partidos y que perdió sólo uno por cuatro puntos y en el último minuto (semifinal contra Francia).

Invictas en Francia 2013 y sumando únicamente dos derrotas entre el Mundial y el reciente Europeo. ¿Qué es lo que cree que hace tan irreductibles a sus chicas?

Mentalidad de trabajo, creer que el ataque empieza en una buena defensa y respeto mutuo por el trabajo individual de cada uno, desde el fisio hasta la mejor jugadora del equipo. Hay un sentimiento de familia. No somos una selección; somos un equipo.

La química que tienen usted y el resto de su cuerpo técnico con las jugadoras es admirable. ¿Cómo lo hacen?

A las jugadoras hay que escucharlas, y eso hace que ellas también te escuchen. Respetan el trabajo que hacemos cada día porque ven que es un trabajo que a ellas, que son las artistas, les ayuda a expresarse.

19242480321_eb366f5d30_o

Visto el potencial de las mujeres que vienen (Astou, Leticia Romero, Queralt Casas, Ángela Salvadores), ¿tenemos medallas para rato?

Sí, siempre y cuando las jugadoras y las selecciones no olviden ser un equipo y una familia, poner el yo al servicio del nosotros.

Se habla mucho del Preolímpico del año que viene, pero también hay un Preeuropeo en el horizonte. ¿Cómo se presentan ambos retos?

El Preeuropeo es en noviembre y en febrero. Yo estaré entrenando en China entonces, así que ya veremos cómo se arregla este tema. En los dos casos se juega para clasificarse, nada más. En el caso del Preeuropeo, se clasifica el primero de cada grupo y los seis mejores segundos. En el del Preolímpico, los dos primeros de cada grupo (son cuatro, con tres equipos cada uno) se cruzan entre sí y los ganadores de esos cruces ya están en los Juegos. Los cuatro perdedores juegan una semifinal y una final por clasificarse. Si no hay lesiones ni nada raro, deberíamos clasificarnos. Tenemos el máximo respeto por ambas fases de clasificación. En el Preeuropeo, ganar fuera de casa no es nada fácil.

¿Cree que el éxodo de jugadoras que sufrimos en España puede empezar a reducirse a partir de gestos como el regreso de Astou Ndour?

Creo que no. La crisis ha hecho mucho daño a la dinámica del baloncesto español económicamente hablando y esto lleva un proceso de recuperación lento. Astou ha podido regresar (Perfumerías Avenida), pero hay nueve jugadoras más fuera de casa. Se tardará en recuperar a esas jugadoras.

Con el gran nivel mostrado por nuestras deportistas en el baloncesto y en otras tantas disciplinas, ¿no cree que en España se debería apostar mucho más por el deporte femenino?

Se apostó a partir del Plan ADO (1988). El baloncesto es el deporte femenino más profesional y con mayor número de fichas y clubes a nivel español y europeo. Las mujeres se empezaron a profesionalizar, a dedicarse plenamente al deporte, y ahí están los resultados actuales a nivel individual y colectivo. No es una casualidad que todas exploten a la vez. Para que eso se mantenga en el tiempo, tendrá que seguir habiendo ayudas e inversiones por parte de patrocinadores. Lo que pasa es que yo no sé si eso va a pasar.

Además de los manidos argumentos económicos, ¿cree que puede haber alguna razón más para explicar la no correspondencia entre los éxitos deportivos y una inversión a la altura de las circunstancias?

Una vez, me preguntaron si el problema del deporte femenino era el machismo. Respondí que en estos tiempos, ya no. Creo que el fútbol es el problema del deporte a todos los niveles. Se lo come todo y es un deporte sobrevalorado. Al fútbol se le permiten muchas cosas que no se permiten en otros ámbitos de la vida.

UNA TRAYECTORIA MARCADA POR EL ÉXITO

 
¿Tuvo vocación de entrenador desde muy pronto o le costó encontrarla?

Me puse a llevar equipos de niños pequeños (diez años) a la vez que jugaba y también hacía de delegado del equipo infantil del colegio. Tenía todos los fines de semana ocupados. Fue cuando tenía diecisiete años.

¿Qué fue lo que le llevó a tomar la decisión de volcar su vida en el baloncesto?

No fue algo premeditado ni planificado en el tiempo. El baloncesto era mi pasión, mi forma de entender la vida, y de repente me llegó una oportunidad profesional precisamente a la vez que surgía otra oportunidad laboral en otro ámbito. Tuve que decidir entre las dos. Me la jugué y de momento ha salido bien.

Se curtió como técnico en la cantera de L’Hospitalet. ¿Cuáles fueron las principales enseñanzas que se llevó de allí?

Fue donde estuve más años tanto en masculino como en femenino, además de haber jugado allí. Descubrí la pureza del baloncesto, el baloncesto más sencillo, de equipo y compromiso, de jugar rápido y agresivo. Filosóficamente, el yo al servicio del nosotros.

Luego llegó su salto a Liga Femenina 2 con Viladecans y Jovent. Unos comienzos duros que luego se saldarían con tres participaciones consecutivas para la fase de ascenso.

En Viladecans estuvimos a punto de ascender con un equipo que sólo entrenaba tres días a la semana, sin ninguna jugadora profesional. Hicimos varias participaciones en playoffs tanto con ellas como con Nacex Jovent, cuyo equipo estaba en Mallorca.

Volvió a casa con el Olesa y comenzó a hacer historia: ascenso a Liga Femenina, presencia continuada entre los ocho mejores de la competición, semifinales de la Copa de la Reina. ¿Cómo calificaría su primera experiencia en la élite?

Fue algo inesperado. Acertamos con el fichaje de Le’Coe Willingham, que fue MVP de la liga, y eso hizo que, por primera vez, un equipo recién ascendido jugase la Copa de la Reina. Jugamos Playoffs para ir a Europa y el segundo año llegamos a semifinales de Copa (por aquel entonces, la jugaban ocho equipos). Estuvimos a punto de ganar al Ros Casares en esas semifinales. También nos clasificamos para la competición europea tras ganar en el playoff a Hondarribia, aunque luego no hubo dinero para jugarla. Fueron años muy buenos, tanto a nivel deportivo como de vida, e hicimos muy buenos resultados con un equipo modesto.

18995815958_6ef454db88_o

Perfumerías Avenida llamó a su puerta y usted no les defraudó. Siete títulos en dos años, con una temporada 2010-11 para enmarcar y coronada con la Euroliga femenina. Todo empezó a gestarse después de caer en semifinales de Copa. ¿Cuál es la clave para explicar la espectacular racha de 38 triunfos que vino después?

Habíamos hecho una liga impoluta. Íbamos líderes con una derrota, la única de toda la liga. Ese año le hicimos un 6-0 al Ros, algo que nadie ha repetido. Les ganamos dos trofeos en su campo (Supercopa de España y Liga). Perdimos en semifinales de Copa en la prórroga, con un tiro para evitarla que no entró. Rivas jugó un partidazo y luego fue el campeón. Después, fuimos a Estambul y ganamos muy bien al Galatasaray. A partir de entonces (enero de 2011), no perdimos ni un sólo partido más hasta noviembre. Ganamos la Liga, la Euroliga, la Supercopa de España y la de Europa (estos dos últimos títulos ya en la temporada siguiente). Conseguimos todo lo posible a nivel de club. Eso hay que vivirlo, no se puede explicar.

La victoria en la Copa de la Reina 2012 ante Ros Casares fue otro momento histórico, consiguiendo así el último título que faltaba para el pleno. ¿Cómo recuerda aquella final?

Cuando me preguntan qué partidos de mi trayectoria recuerdo con más cariño, siempre digo el oro con la selección absoluta ganando a Francia en Francia (EuroBasket 2013), evidentemente la Euroliga de 2011 y éste. Íbamos como víctimas contra el Ros, que había formado la mejor plantilla de la historia del baloncesto europeo a ojos de todos: Sancho Lyttle, Yacoubou, Jackson, Laia Palau…Hicimos un gran partido en defensa y ganamos en lo que se llamó “El Argandazo”. Fue una sorpresa total, las casas de apuestas se tiraron de los pelos. Completamos todos los títulos posibles que se podían ganar. Vencimos con autoridad.

Entre medias, los éxitos en categorías inferiores con la selección: plata con la U19 en el Mundial de Tailandia (2009), otra con la U20 en el Europeo de Letonia (2010) y oro continental también con la U20 en Serbia (2011). Con tan sólo dos derrotas en este periplo, ¿qué se llevó de los tres torneos?

En Tailandia conseguimos ganar a Estados Unidos por primera vez en competición oficial. En esa etapa perdimos dos finales: contra las americanas en el Mundial y contra Rusia, por un punto, en Letonia. Cristina Ouviña tuvo el último tiro y no entró. Al año siguiente, ganamos a las rusas en Serbia. Crecí personalmente y, además, coincidí con varias jugadoras que ahora están en la absoluta.

Tras coronarse en Salamanca, el Shanxi Rui Flame chino le llamó para dirigir su proyecto, con el que ha conquistado ya tres anillos consecutivos. ¿Cree que las ligas europeas e incluso la WNBA empiezan a tener un serio competidor en la WCBA?

A nivel de marketing, de seguimiento de público y de baloncesto (muy directo), la liga china es una cara B de la WNBA. Lo imitan todo a nivel de parafernalia y de ‘show’ antes de los partidos. Hay varias ‘tops’ mundiales, aunque ahora sólo dejan una americana por equipo. China quedó sexta del mundo en 2014 e incluso con la selección B ha sido campeona en los Juegos Asiáticos. Ahora mismo, su potencial de jugadoras es muy alto, con mucha calidad y físico. Si a eso le añades algunos entrenadores extranjeros que hay allí, la americana ‘top’, como puede ser Maya Moore, y otras jugadoras potentes, es una liga fuerte. Aun así, no es competidora de la WNBA y tampoco de la Euroliga porque son diferentes. Con el dinero que tienen los equipos chinos, si dejaran dos extranjeras y alguna asiática por plantilla, China sería una competidora brutal.

¿Qué tal es la experiencia de entrenar y vivir en China?

Bonita y dura a la vez. Tienen una forma de pensar muy diferente a nosotros. Se entrena mucho y muchas horas, se viaja bastante (se juegan tres partidos a la semana) y le dan más importancia a la cantidad de trabajo que a la calidad. Cada día hay una sorpresa, buena o mala, a nivel de vida o a nivel deportivo. Los directivos de allí lo viven mucho. Están todo el día en los entrenamientos. Miran, opinan, echan broncas a las jugadoras o les dan regalos. Siempre pasa algo.

Por trayectoria y palmarés, ¿se ve entrenando en la WNBA algún día?

No sé. Sería el primero, pero tendría que mejorar mucho mi inglés (risas). No lo contemplo ahora mismo, pero nunca se sabe. Si hace diez años me preguntan si iba a entrenar a la selección española o en China, hubiera dicho que no. Igual dentro de cinco años pasa, pero ahora mismo no me veo.

TIROS LIBRES

 
Jugadora de todas a las que ha entrenado a la que más veces confiaría la última bola en un partido de final igualado

Maya Moore.

Entrenador de cabecera

Josep Ibáñez. Entre paréntesis, Obradovic.

¿Chachismo o xarguismo?

Los dos (Sergio Rodríguez y Marta Xargay) deberían jugar juntos.

¿Ataque o defensa?

Uno es consecuencia de lo otro.

Selección femenina a la que admira en secreto

No hay ningún secreto: Estados Unidos.

Equipo masculino al que le gustaría entrenar

Barça.

Mayor afición después del baloncesto

La pesca.

Profesión frustrada

Maquinista.

Mejor enseñanza aprendida de sus chicas

La generosidad y la entrega.

Lo que más repite a lo largo de un partido

“Al final, todo es mentira”.

18496012514_8b85d1a2c2_o

Esta entrevista fue publicada en el número 26 de la revista MARCA Plus

FOTOS: FEB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s